Por considerar que “violenta la división de poderes” en México, y con el apoyo del PAN, PRD, MC y algunos legisladores del PVEM y PT, el grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Senadores presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) una acción de inconstitucionalidad en contra de la nueva Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos.

A través del documento de 179 cuartillas interpuesto ante el máximo tribunal, los priistas rechazan las “injerencias entre los diferentes poderes de la Unión”, porque desde su perspectiva el Poder Ejecutivo no puede estar por encima de los poderes Legislativo y Judicial, que es lo que, consideran, pretende la referida ley.

“Sin división de poderes, no hay democracia”, suscribieron.

Los senadores del tricolor aclararon que están a favor de eliminar los privilegios de los servidores públicos, siempre y cuando ello no vaya en detrimento de su desempeño.

Y abogaron por que se reconozca la calificación profesional de los empleados del sector público mediante condiciones dignas que favorezcan su superación.

“No será nunca con actitudes autoritarias ni con decisiones de mayoriteo”, establecieron en alusión a la forma en que el Congreso de la Unión aprobó la citada norma.

Plantean reforma al PJF

El ministro en retiro, Genaro Góngora Pimentel, y Juan Carlos Pérez Góngora, de la asociación civil México Justo, entregaron de manera formal a la Junta de Coordinación Política del Senado de la República una propuesta de reforma constitucional integral del Poder Judicial de la Federación (PJF).

El expresidente de la SCJN, Góngora Pimentel planteó la necesidad de que el presidente de la República ya no nombre a los ministros, y que quien presida la Corte no sea también presidente del Consejo de la Judicatura Federal, que debe tener un presidente especial y terminar con el nepotismo en el Poder Judicial.

[email protected]