En opinión de Rubén Aguilar Valenzuela, académico de los departamentos de Comunicación y Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, el proceso de reestructuración en el PAN se vislumbra difícil, pues no sólo intentará superar el tercer lugar como fuerza política, sino que lo deberá hacer sin aquellos personajes que le ayudaron a obtener triunfos.

El PAN está en crisis. Tuvo una buena marca, un buen producto de mercado, pero hoy no se le ve ni buena marca ni buen producto de mercado , destacó.

Y es que en las filas panistas -a poco más de un mes de celebrar su Asamblea Nacional-, en el partido ya no se encuentran personajes como Manuel Espino, exdirigente nacional. En su periodo como líder panista, el partido tuvo mayor fuerza en el Senado, Cámara de Diputados, gobernadores, diputados locales, presidentes municipales, síndicos y regidores. Tampoco se encuentra Vicente Fox.

El también exvocero de la Presidencia de la República, con Vicente Fox, mencionó que la situación en Acción Nacional es preocupante, porque en la actualidad el partido no sólo perdió a personajes que ayudaron en los triunfos, sino que aquellos ganadores no provenían de las filas tradicionales. Es el caso de Vicente Fox.

Rubén Aguilar reconoció que actualmente al Partido Acción Nacional le hacen falta cuadros con visión y capacidad para enfrentar diversas tareas.

Cabe mencionar que en el Consejo Rector del Pacto por México, los panistas que lo integran son personajes con trayectorias -en el instituto político- promedio de 12 años. Por ejemplo -con base en los datos del registro nacional de miembros-, Gustavo Madero (dirigente nacional) tuvo afiliación en septiembre de 1999, es decir, cumplirá 14 años; Santiago Creel­ Miranda (exsenador) cumplirá 13 años; Marco Antonio Adame Castillo (exgobernador de Morelos) cumplirá 15 años; Rosa Adriana Díaz Lizama cumplirá 12; Juan Molinar Horcasitas (actual secretario técnico en el Pacto) tiene 10 años, y Alejandro Zapata Perogordo, quien tiene más años como militante, cumplió en este mes 31.

EL PAN, Al 2018, TERCERA FUERZA

El académico mencionó que el PAN debe hacer un análisis de fondo y preguntarse qué pasó, pues se desubicó de la sociedad. El resultado fue quedar como tercera fuerza política. Si el partido quiere ser competitivo y estar a la altura se tienen que hacer muchos cambios en muchos niveles, desde su propuesta programática, estructura orgánica, acercamiento a gente joven, sino probablemente llegue como tercera fuerza a la elección del 2018 y sería grave .

Sin embargo, reconoció que en estos momentos el instituto político atraviesa por una crisis interna sin cuadros fuertes. Es grave para el PAN, porque no se ven grandes personalidades, no se ve gente capaz ni para liderar al partido, ni como candidatos .

Agregó que en esta etapa de renovación, el panismo además está en desventaja, pues en sus filas ya no están personajes que le dieron triunfos en años pasados.

jreyes@eleconomista.com.mx