El anuncio presidencial en materia anticorrupción y la elección de Virgilio Andrade como secretario de la Función Pública causó revuelo en el Senado, pues mientras unos defendieron las propuestas, otros consideraron que llegaron tarde y que el nuevo integrante del gabinete no resolverá los posibles conflictos de interés del presidente Enrique Peña Nieto.

Alejandro Encinas opinó que Virgilio Andrade será un empleado del Ejecutivo, por lo que va a estar sirviendo al presidente , por ende, es remoto que lo mencione como sujeto de conflicto de interés.

La panista Laura Rojas opinó que el mensaje presidencial denota que la Secretaría de la Función Pública sólo actúa por órdenes del presidente, ya que por ley debió haber investigado el conflicto de interés en torno a la adquisición de la llamada Casa Blanca, lo que no hizo pese a la presión ciudadana.

Mientras tanto, el coordinador del PRI, Emilio Gamboa, saludó el nombramiento de Virgilio Andrade y consideró que el mensaje de Peña fortalece los actos anticorrupción en el país.

En San Lázaro también hubo críticas

Los coordinadores de los grupos parlamentarios del PAN y PRD en la Cámara de Diputados, Ricardo Anaya Cortés y Miguel Alonso Raya, respectivamente, coincidieron en que es insuficiente la instrucción del presidente Enrique Peña Nieto al nuevo titular de la Secretaría de la Función Pública para que determine si hubo o no conflicto de interés en la compra de casas por parte de él, su esposa Angélica Rivera, y Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público.

El perredista se dijo sorprendido por el anuncio presidencial, sobre todo cuando en la Cámara de Diputados se discute actualmente en torno a las reformas pendientes a la Constitución para crear el Sistema Nacional Anticorrupción.

No puede oler bien que el presidente, en el marco de la discusión, de la polémica y de un proceso que está en el (Poder) Legislativo nombre al secretario de la Función Pública. Le está haciendo un encargo , afirmó.

En tanto, el dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, consideró que las palabras de Enrique Peña Nieto deberán ir acompañadas por acciones congruentes, como el voto del PRI en favor de la aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción en la Cámara de los Diputados y la Ley General de Transparencia en la Cámara de los Senadores.

El Consejo Coordinador Empresarial aplaudió la propuesta del Ejecutivo para mejorar los mecanismos de colaboración entre el sector privado y las dependencias federales, pero advirtió que ahora corresponde al Congreso imponer sanciones para atacar la corrupción.