Las evaluaciones de control de confianza siguen protocolos de justificación patrimonial, entorno social, toxicológico y polígrafo, procedimientos tanto para altos mandos y tropa en general, pero se tiene que programar para preservar la custodia de elementos y sus resultados finales, sostuvo el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Organismo que es comandado por Juan Miguel Alcántara Soria y que recibe las peticiones para las evaluaciones bajo formularios electrónicos o vía solicitud por escrito que, sin embargo, no han sido utilizados por los gobiernos priístas tanto de Nayarit como de Veracruz; el primero que está por concluir su gestión este año.

De acuerdo con la gobernadora yucateca, Ivonne Ortega, los requisitos y el desarrollo del Estatus de Evaluaciones de Control de Confianza son tardíos, pero es un compromiso que forma parte del Acuerdo Nacional para la Seguridad, la Justicia y la Legalidad de agosto del 2008, que firmaron tanto la gobernadora yucateca como Ney González, de Nayarit.

Cabe destacar que esta última entidad en los últimos tres años ha pasado de ser una zona de tranquilidad y paz a una de violencia cotidiana, enfrentamientos y masacres masivas de jóvenes.

Según el último reporte realizado por Alcántara Soria, de 376 altos mandos que hay en el país, sólo han sido evaluados 198, que representan 52.66% del universo de ese personal, además se tienen programados para aplicar las evaluaciones a 35 más; de los que Yucatán y Nayarit ni siquiera han solicitado información al respecto.

En la tabla difundida por el SESNSP se expone que han sido evaluados 198 de ellos, parcialmente cuatro, programados se encuentran 35, han solicitado evaluación 52, pendientes de solicitar 68 y los que solicitaron pero no asistieron son 19.

[email protected]