Tras fiscalizar la gestión financiera del Instituto Nacional de Migración (INM) correspondiente al ejercicio fiscal 2015, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) concluyó que, en términos generales, la dependencia no cumplió con las disposiciones legales y normativas aplicables .

De ahí que determinó que hubo omisiones en la presentación de la documentación justificativa y comprobatoria, así como en la prestación de los servicios otorgados en las delegaciones federales y estaciones migratorias, que sustentaron erogaciones por 317 millones 605,400 pesos, monto probable de recuperar.

Ello, en virtud de que en dos contratos de servicios de alimentos se realizaron pagos por ?6 millones 832,900 pesos por conceptos no estipulados (dietas especiales, box lunch y menores) y pagos por 155 millones 967,000 pesos sin proporcionar la relación de alimentos (comandas) y sin oficios de solicitud de recursos y de recepción a entera satisfacción que amparen dichos pagos.

El máximo ente fiscalizador del país revisó la gestión financiera del INM para verificar que el presupuesto asignado en el Programa E008 Servicios Migratorios en Fronteras, Puertos y Aeropuertos, por un monto de 4,161 millones 687,500 pesos, se ejerció y registró de acuerdo con las disposiciones legales.

La auditoría financiera y de cumplimiento practicada abarcó una muestra por 953 millones 382,800 pesos, que representa 22.9% del total e incluyó las siguientes partidas presupuestarias:

Para adquisición de material de limpieza para aseo personal de extranjeros presentados en estaciones migratorias y repatriados, 4 millones 569,000 pesos; de productos alimenticios para personas derivado de la prestación de servicios públicos en unidades de salud, educativas, de readaptación social y otras, 264 millones 573,700 pesos; compra de pasajes aéreos internacionales asociados a los programas de seguridad pública y nacional, 166 millones 526,700 pesos; gastos para operativos y trabajos de campo en áreas rurales, 109 millones 988,600 pesos, y 407 millones 724,800 pesos para gastos por servicios de traslado de personas.

Este último monto, el mayor, sirve para cubrir los gastos de traslado de enfermos, extranjeros, reos, heridos y cadáveres, así como los de repatriación de mexicanos radicados en el extranjero.

Con respecto a la prestación del servicio de pasajes aéreos internacionales, no se proporcionaron los oficios de aceptación por parte de los delegados federales que acreditaran la adquisición de boletos por 2 millones 179,200 pesos.

Sobre los gastos para operativos y trabajos en campo en áreas rurales, la ASF detectó que no se presentaron oficios de comisión del personal y las relaciones de gasto por 20 millones 27,900 pesos, y que se registraron pagos por 616,000 pesos por cambios en los boletos de avión, sin contar con la autorización correspondiente.

En relación con los gastos por concepto de servicios de traslado de personas, hubo pagos por 46 millones 763,700 pesos que no contaron con los oficios de solicitud correspondiente, ni con la evidencia de la verificación del servicio prestado.

Se registraron pagos por 72 millones 440,200 pesos en los que no se acreditó el cumplimiento del servicio de transporte, vía terrestre, de migrantes; y un pago por 1 millón 244,100 pesos para la compra de 15,000 kits de enseres de aseo personal destinados a repatriados desde EU, mismos que no se pudo comprobar que hayan sido entregados.