Al comparecer ante diputadas y diputados federales, el titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), David Colmenares, aseguró que ha actuado con apego a la ley durante su administración y advirtió que cesará a funcionarias y funcionarios del órgano fiscalizador que actúen con base en intereses personales y políticos.

En reunión con la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados para explicar las discrepancias sobre la fiscalización a la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco en la Cuenta Pública 2019, Colmenares Páramo señaló que no existen presiones dentro de la ASF ya que, de ser así, él hubiera sido el primero en denunciar.

Indicó que la ASF está colaborando con la investigación que lleva a cabo la Unidad de Evaluación y Control (UEC) de la Cámara Baja para realizar los procedimientos legales y administrativos que establece el marco de la ley.

“Pediré que se cese a todo servidor público que haya actuado con intereses personales en su participación en el proceso de fiscalización, y que del resultado de su participación se imputen hechos que obedezcan a un interés político o personal que se aparten de los objetivos propios de la fiscalización superior”, declaró.

Informó que la ASF creó un grupo de trabajo con integrantes del Grupo Aeroportuario, con quienes se sostuvo una reunión y en los próximos días se darán a conocer los resultados del procedimiento.

“Efectivamente hay una discrepancia, que algunos consideran un error en la auditoría de desempeño, sin embargo, lo que hicimos con apego a la ley, fue que apelamos a crear este grupo de trabajo, para que se incluya al Grupo Aeroportuario", manifestó.

Institución apartidista

Colmenares Páramo añadió que hay 1,400 auditorías a pesar de la pandemia por Covid-19 y resaltó que la ASF es una institución en un proceso de consolidar la fiscalización superior en medio de la vanguardia tecnológica.

Agregó que hubo resistencia para entregar la información por parte de los entes auditados y de los diferentes órdenes de gobierno.

El titular de la ASF destacó que la institución es total y absolutamente apartidista y apolítica, “cualquier otra interpretación a sus auditorías, pues sí sería política, pero estamos tratando de trabajar fundamentalmente, y lo hemos hecho siempre, conforme a la ley”.

Concluyó al asegurar que la Auditoría Superior de la Federación no confronta a los órganos del gobierno, y enfatizó que sólo informa sobre el destino de sus aportaciones a las y los mexicanos a través de la Cámara de Diputados.

“Cualquier entidad aludida tiene derecho a reclamar aclaraciones conforme a la ley y estamos trabajando precisamente en ello”, dijo.

En su intervención, el auditor Especial de Cumplimiento Financiero, Gerardo Lozano Dubernard, detalló que entre 2014 y 2019 al Grupo Aeroportuario de la CDMX se le han realizado 96 auditorías de cumplimiento financiero, que son 27 cumplimiento financieros que básicamente están enfocados a estos fideicomisos que están financiando la obra y de cumplimiento de inversiones físicas se tienen 69 auditorías.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Vigilancia de la ASF, el diputado Mario Alberto Rodríguez (MC), precisó que la próxima reunión será con el auditor Especial de Desempeño, Agustín Caso Raphael, quien está separado de manera temporal de su cargo por la investigación, dado “que eso no lo excusa de poder estar en esta mesa de trabajo. Queremos confrontar la metodología con la que se realizó”.

marisol.velázquez@eleconomista.mx