La pobreza es un factor de riesgo para el éxito académico y a largo plazo de los niños migrantes, destaca el Instituto de Política Migratoria (MPI, por su sigla en inglés), con sede en Washington DC, Estados Unidos.

Un informe de este centro de investigación arroja que 23% de todos los padres estadounidenses que tienen hijos de hasta ocho años de edad son inmigrantes, y 24% de ellos vive por debajo del nivel federal de pobreza, en contraste con 15% de sus pares nativos.

El documento Sirviendo a las familias inmigrantes a través de programas de dos generaciones exhibe que son cerca de 8.4 millones los padres de niños migrantes, de los cuales más de 1.9 millones viven con ingresos por debajo del índice federal de pobreza.

En paralelo, el MPI dio a conocer una recopilación de hojas de datos sobre familias migrantes, las cuales arrojan que seis estados del sur de Estados Unidos presentan los mayores índices de pobreza de padres de familia migrantes con hijos pequeños.

De acuerdo con los números del MPI, 40% de las familias migrantes con niños pequeños en Nuevo México viven en pobreza; el índice más alto de los 30 estados del país con mayor número de familias extranjeras.

Ante este panorama, el MPI recomienda desarrollar estrategias de dos generaciones que atiendan las necesidades de los padres y los niños de manera conjunta. Ello tiene el potencial de equipar a las familias en riesgo para salir de la pobreza y obtener trabajos que permitan sostener a las familias , resaltó Margie McHugh, directora del Centro Nacional de Políticas de Integración de Inmigración del MPI.