La Comisión Nacional de Derechos Humanos rechazó que los niños Martín y Bryan Almanza Salazar hayan perdido la vida como resultado de un enfrentamiento entre militares y presuntos miembros de la delincuencia organizada.

De acuerdo con la investigación desarrollada por la CNDH, los testimonios de las víctimas son coincidentes para señalar que no llevaban camionetas adelante y atrás, por lo que disminuyeron la velocidad, bajaron los cristales y avanzaron únicamente cuando un elemento militar les dio el paso para que inmediatamente después les empezaran a disparar, ocasionando que huyeran al monte hasta encontrar auxilio, informó Radio 13 Noticias.

En relación a los impactos que presenta el frente de la camioneta, el dictamen elaborado por peritos de la comisión indica que estos orificios se realizaron cuando no se encontraba ocupada la camioneta, ya que de ser así, no sólo Martín y Bryan hubieran perdido la vida el pasado 3 de abril del 2010.

El Ombudsman nacional, Raúl Plascencia Villanueva, detalló que el organismo a su cargo logró acreditar que los elementos del Ejército mexicano incurrieron en violaciones graves a los derechos de los menores, además de que existió omisión o dilación para prestar atención, auxilio y atención de urgencia médica una vez que cesó el fuego en contra de la familia.

De igual manera, denunció diversas obstáculos de servidores públicos de la Secretaría de la Defensa Nacional que mostraron falta de interés y colaboración en la investigación de violaciones a los derechos humanos, lo que enfatizó no deben ser tolerados.

En conferencia de prensa, el presidente del organismo nacional, si bien refrendó su compromiso para la prevención, investigación y persecución de delitos, reiteró que no existe justificación alguna para vulnerar los derechos humanos de la sociedad.

Escucha: La versión de la familia

La versión de la Sedena

/doch