Los cancilleres de México, Patricia Espinosa, y de España, José Manuel García Margallo, acordaron encontrar una solución satisfactoria para facilitar la entrada y el tránsito de los turistas mexicanos, eliminando los eventuales casos de inadmisiones no cualificadas.

Los diplomáticos acordaron efectuar una reunión en España, antes de que termine junio, entre las autoridades consulares y migratorias de los dos países.

Ello para analizar nuevamente y poner en práctica de manera inmediata y definitiva las principales medidas en relación con los controles en frontera y para aclarar, flexibilizar y simplificar los requisitos relativos a la carta de invitación, así como la asistencia a los nacionales mexicanos a su llegada a España.

De acuerdo con un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la parte española reiteró su compromiso de velar por los derechos de los inadmitidos mexicanos y facilitar su acceso a la asistencia consular inmediata, así como a sus pertenencias.

Ambos cancilleres reiteraron el excelente ambiente de colaboración y amistad entre ambos países, así como la disposición mutua de una colaboración estrecha y productiva en esta materia.

Los cancilleres se reunieron en Chile en ocasión de la IV Cumbre de Jefes de Estado de la Alianza del Pacífico, compartiendo la preocupación por los casos de ciudadanos mexicanos inadmitidos en los aeropuertos de Madrid y Barcelona.

En el marco de las "excelentes relaciones" entre México y España, se expresó que los turistas mexicanos que viajan a territorio español son "altamente apreciados y bienvenidos".

MIF