México debe fortalecer el amparo a las víctimas de trata que necesiten protección internacional, pues faltan incentivos para que los afectados denuncien a sus agresores, con la posibilidad de permanecer en el país, dijo el oficial a cargo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Hans Hartmark.

Detalló que el país presenta un alto número de víctimas de trata, por lo que es un desafío.

La Oficial de Protección del ACNUR, Alejandra Carrillo, refirió que en México hay un reconocimiento muy detallado de la condición de refugiados; sin embargo, se les debe identificar e informar sobre su derecho y el Instituto Nacional de Migración (INM) juega un papel fundamental.

Esta Oficina de las Naciones Unidas reconoce la existencia de víctimas de los maras, mujeres que sufren violencia y personas que huyen de conflictos armados.

El coordinador de Control y Verificación del INM, Jesús Gerardo López, reportó que desde el 2009 aumentaron los casos de trata, sobre todo en la ruta del tren que emplean los migrantes.

La penetración del crimen organizado en Centroamérica ha estimulado este delito y mezcla la migración por mejorar oportunidades económicas y la necesidad de huir por inseguridad.

Según cifras de la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas, llevan cerca de 150 averiguaciones de trata de personas y más de 300 de violencia de género.

Por otro lado, desde que se creó la Procuraduría Social de Atención a las Víctimas del Delito han atendido a aproximadamente 4,500 personas, de los cuales 40 han sido víctimas de trata, informó la procuradora Sara Herrerías.

La Procuradora detalló que las víctimas no denuncian por sí solas, sino a través de organizaciones civiles, porque temen a las represalias.

Alejandra Carrillo expuso que la víctima no sabe que puede solicitar protección internacional y la autoridad tampoco los identifica y no los canalizan.

Carrillo sugirió que México formalice mecanismos de canalización y establezca qué rol jugará cada dependencia migratoria.

MAYOR INTERÉS, PIDEN

Los cónsules de Guatemala, Héctor Sipac, y El Salvador, Alfredo Díaz, coincidieron en que falta participación en el proceso de identificación de víctimas extranjeras de trata.

Sipac dijo conocer casos en los que menores piden refugio con documentación falsa y cuando el niño obtiene el refugio, el Consulado pierde contacto, por lo que se desea saber quién determina a los tutores de estas personas.

Díaz externó que a los cónsules les interesa presenciar las entrevistas a las víctimas después de que son rescatadas. El problema es que no nos dicen que las mujeres han sido rescatadas de centros de prostitución y son entrevistadas, y nosotros tenemos la obligación de ver que no las vayan a incriminar .

Agregó que las víctimas pueden autoincriminarse o convertise en objetivos de represalias.

ana.langner@eleconomista.mx