México recibió cooperación de Alemania, Francia, Estados Unidos y la Unión Europea por 765 millones de dólares para acciones en materia de formación de recursos humanos, energía sustentable, desarrollo local, gobernabilidad y cohesión social.

En el periodo de cuatro años que lleva el presidente Enrique Peña Nieto en el cargo, el gobierno federal inició un proyecto con Alemania y la organización Save the Children para prevenir la migración de niñas, niños y adolescentes no acompañados en el Triángulo Norte de Centroamérica (es decir, El Salvador, Guatemala y Honduras).

La cooperación mexicana permitirá apoyar directamente a más de 6,000 menores de seis comunidades emisoras de migrantes en los países referidos y a 30,000 beneficiarios indirectos en el área de influencia escolar y comunitaria por medio de acciones encaminadas a fortalecer el ejercicio de los derechos sociales.

En cooperación educativa se ha dado prioridad a los intercambios estudiantiles entre los países de la Alianza del Pacífico. Mediante la Plataforma de Movilidad Académica y Estudiantil se han otorgado 1,268 becas , cita un reporte de la Presidencia de la República sobre el fenómeno migratorio.

México es un país de origen, tránsito, destino y retorno de migrantes, refiere, y como tal ha promovido en el ámbito internacional que el fenómeno migratorio sea abordado, en primer término, con una perspectiva de derechos humanos.

De ahí que promueva en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) iniciativas orientadas a la protección de los derechos humanos de los migrantes, incluidos los niños, niñas y adolescentes, de manera particular los no acompañados.

Durante la presente administración se activó también el Programa Especial de Migración para priorizar los derechos humanos de las personas migrantes, estableciendo las bases de coordinación entre los tres órdenes de gobierno (federal, estatal y municipal).

Fue así como surgió el Programa Frontera Sur, que establece un nuevo modelo de atención integral al tránsito fronterizo, a través de la operación de tres centros de atención integral en Huixtla, Catazajá y La Trinitaria, en Chiapas.

En esos centros se brindan servicios migratorios, aduaneros, de seguridad, salud, sanidad e inocuidad alimentaria.

De acuerdo con datos a julio pasado y desde mayo del 2015, en los sitios referidos se dio atención médica a casi 12,000 personas, y como resultado del Programa de Unidades Médicas Móviles del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) más de 66,000 migrantes recibieron atención en territorio nacional; 98% proveniente de América Central.

rramos@eleconomista.com.mx