Monterrey, NL. Durante los últimos 20 años se pudo haber alcanzado un crecimiento promedio anual de 3.4% quitando al sureste, sin embargo, hoy que las políticas del gobierno están enfocadas a darle impulso a la región, con inversión privada y proyectos de energía, se podría alcanzar un crecimiento del 4%, dijo Alfonso Romo Garza, titular de la Oficina de Presidencia de la República.

"Si quitamos al sureste de los números del crecimiento de México, tendríamos un 3.4% del PIB, si le pones al sureste crecimos 2.2% en promedio anual, entonces si logramos estabilizar esta región, llevarle energía, y provocar su crecimiento vamos a tener un país que fácilmente llegue al 4%”, comentó al término de una conferencia en el programa ProPymes de Ternium.

Romo Garza dijo que actualmente hay un promedio de inversión extranjera directa de 30,000 millones de dólares, pero se está haciendo un esfuerzo para ir país por país a promocionar más a México, para llegar a 40,000 millones de dólares.

“El bajío está muy fuerte en (IED del sector) automotriz y aeroespacial, en el sureste podría haber mucha maquila que hoy no llega, y mucha producción, estamos poniendo las condiciones para que el crecimiento sea más parejo”, dijo Romo.

Comentó que el presidente le encargó a la dependencia que dirige encargarse de seguir estrategias para que México crezca a un ritmo de 4% del PIB anualmente.

Uno de los objetivos es incrementar de 25 a 35% el contenido nacional, por ello ya están trabajando en muchos sectores para que aumente la integración nacional.

La prensa local le preguntó, por qué no ha crecido la economía mexicana, a lo que respondió que en los últimos 40 años se sacrificó el incremento salarial en términos reales, se premió a la importación más que a la producción nacional e hizo falta generar más contenido nacional.

Además, consideró que se necesita mayor inversión pública y privada, “mayor integración para ser un país productor no importador ni maquilador, e invertir más en el sureste que ha estado muy fuera del mapa, todo esto hemos dejado de hacer”.

Altos Hornos de México

Tras cuestionarle si el gobierno tendría que intervenir en el asunto de la empresa siderúrgica AHMSA, Romo respondió que la primera decisión que tomó el presidente de la República fue liberar las cuentas para que la empresa siguiera operando.

Consideró que el objetivo primordial es preservar las fuentes de empleo que genera esta empresa, así como apoyar a las cadenas de valor.