Las mujeres en México encaran serios obstáculos para acceder a los servicios de salud reproductiva, así como a la justicia y persisten casos de violencia, denunciaron organizaciones civiles.

Al presentar el Informe Sombra para el Comité de la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por su sigla en inglés), en ocasión de su 52 periodo de sesiones en Nueva York, 18 organizaciones, entre ellas Amnistía Internacional y Human Right Watch (HRW), alertaron sobre las brechas de género en el país.

HRW anotó que luego de una violación sexual, las mujeres en México tienen problemas para acceder a los servicios de salud reproductiva.

El aborto es un crimen y en algunos estados las mujeres son perseguidas por ello. Al mismo tiempo, la ley considera algunas excepciones, dando la posibilidad a las víctimas de interrumpir su embarazo; sin embargo, existen casos en los que las niñas no han podido ejercer este derecho.

El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) indica la falta de cumplimiento del Estado con respecto a la eliminación de la discriminación en el ejercicio de los derechos a la salud, incluyendo la sexual y reproductiva.

El informe sobre los derechos reproductivos de niñas, adolescentes y mujeres en México presentado por GIRE critica la presentación constante de los legisladores de iniciativas que atentan contra los derechos reproductivos de las mujeres, como dotar al embrión de personalidad jurídica o desincentivar el uso del condón.

Otro foco rojo son los índices de mortalidad materna, pues en cinco años no han disminuido significativamente, sólo en el 2010 51.5 mujeres murieron por cada 100,000 nacimientos.

Regina Tamés, directora de GIRE,­ destaca que ante la ausencia de una política de salud reproductiva para mujeres privadas de su libertad, las autoridades muestran desprecio a los centros de readaptación.

De las 10,120 mujeres encarceladas, sólo 25% está en espacios destinados exclusivamente para población femenina, lo que expone al resto a ser víctimas de abuso sexual, prostitución o trata de personas.

VIOLENCIA

Amnistía Internacional destaca que pese a los avances legislativos e institucionales para amortiguar la discriminación de la mujer en el país, la violencia por género es un fenómeno común y las cifras oficiales de feminicidios han crecido en tres años.

La incapacidad de las autoridades federales y estatales para garantizar la aplicación efectiva de muchos aspectos de la nueva legislación ha perpetuado la impunidad , explica.

Amnistía detalla que un informe del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer, el Instituto Nacional de las Mujeres y la Comisión Especial para el Seguimiento de los Feminicidios publicado en el 2011, revelaba que entre 1985 y el 2009 fueron asesinadas 34,000 mujeres.

Los datos del 2010 reflejan 2,418 asesinatos de mujeres y 23,285 de hombres, siendo el año en que más asesinatos se han perpetrado.

Vale destacar que hoy el Estado rendirá su informe ante la CEDAW.

[email protected]