Al iniciar el 2018, en México se requería la formación de al menos 95,903 nuevos elementos policiacos para alcanzar el estándar mínimo de cobertura nacional. Al 31 de enero, el país contaba con 119,266 elementos evaluados bajo el control de confianza.

Con las capacidades actuales, la formación de los 95,903 elementos necesarios para la cobertura policial mínima tardaría 3.6 años.

De acuerdo con el “Diagnóstico Nacional sobre las Policías Preventivas y Entidades Federativas”, del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, con corte al 31 de enero del 2018, el estándar nacional mínimo es de 1.8 policías por cada 1,000 habitantes y la cobertura policial real en nuestro país era de 0.8 agentes.

Mientras la Ciudad de México sobrepasaba el estándar mínimo al contar con 4.3 policías por cada 1,000 habitantes, 21,267 agentes por encima de lo requerido, Baja California únicamente tenía 0.3 policías por cada 1,000 habitantes.

Tras la implementación del Certificado Único Policial (CUP) en el 2016 por el Consejo Nacional de Seguridad Pública, los uniformados son evaluados en cuatro componentes: control de confianza, evaluación del desempeño, evaluación de competencias policiales básicas y formación inicial o equivalente; de igual manera, las instituciones públicas deberán comprometerse para que 100% de los agentes acrediten el CUP.

A nivel nacional, 80.5% de la fuerza policial contaba hasta la fecha de corte con la evaluación de confianza aprobada, mientras que 8,801 policías fueron reprobados al ser evaluados bajo el mismo control.

Las entidades con mayor número de bajas tras la evaluación fueron Sinaloa con 39% de no aprobados; Nayarit con 31%; Zacatecas con 26%, y Baja California Sur con 23% de reprobados.

Por otra parte, 24,000 elementos no tenían una formación inicial; 66,000 policías no contaban con una evaluación aprobatoria del desempeño, y 78,693 uniformados fueron reprobados en la evaluación de competencias básicas.

De acuerdo con la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Publica, las instituciones deben comprometerse con la formación inicial y continua de policías, así como proveer de equipamiento e infraestructura necesaria a las academias policiales.

Al menos debe existir una academia policial en cada estado; de las 45 academias en el país, únicamente 10 entidades cumplen con los requisitos para cubrir las necesidades básicas de la formación de agentes: Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Edomex, Michoacán, Puebla y Sonora, según el reporte.