Legisladores, especialistas y funcionarios electorales coincidieron en que existe una deuda con los pueblos originarios en cuanto a la representación indígena que hay en los tres poderes de la Unión, así como en sus derechos electorales.

María del Carmen Alanís Figueroa, exmagistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral, indicó que México está muy lejos de garantizar que la población indígena tenga representación en los órganos electorales del país.

“A pesar de que es el país de América Latina con mayor presencia, no se ha tomado en serio la Constitución y las leyes en cuanto a representación política en el ámbito nacional y local”, apuntó.

Durante la mesa “Derechos indígenas y representación”, realizada en el marco de los foros sobre la reforma electoral en la Cámara de Diputados, la exmagistrada mencionó que debe haber una reforma electoral para garantizar y ampliar la representación indígena en el Congreso de la Unión, en los congresos de los estados, así como en candidaturas independientes.

Rita Bell López, consejera del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca, dijo que se necesita una reforma que se centre en las necesidades de los pueblos originarios.

“Todo cambio que se realice en el modelo electoral actual impactará en los pueblos y comunidades indígenas y ellos nos han enseñado que ningún avance será significativo si no están incluidos”, afirmó.

Mientras tanto, María del Carmen Carreón Castro, magistrada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, destacó como una prioridad que exista representación de los pueblos originarios en posiciones de poder, en el Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

“Actualmente hay una incipiente participación en las estructuras gubernamentales, lo que genera que las decisiones se tomen sin su consideración, sin conocer sus necesidades y sin que sean consultadas”, acotó.

A su vez, la diputada y presidenta de la Comisión de Pueblos Indígenas de la Cámara Baja, Irma Juan Carlos, indicó que es “ridículo” que de los 300 distritos electorales sólo hay 13 considerados como de representación indígena.