La Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestros de la PGR, con apenas 10% de personal con que cuentan otras 32 Unidades Especializadas en Combate al Secuestro del país, atendió un promedio de 30 casos de víctimas de ese delito cada mes, lo que representó un caso por día, sostiene un documento sobre el combate al secuestro de la SEIDO.

La Unidad Especializada, adscrita a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) a cargo del fiscal Alonso Israel Lira Salas, -de acuerdo al informe- atiende aproximadamente la tercera parte de eventos de secuestro en el país, que en el 2017 -hasta el último corte de los primeros días de diciembre- sumaron 1,564 y en los últimos cinco años arrojaron 10,397 casos de acuerdo a la organización Alto al Secuestro.

La Unidad de la Procuraduría General de la República (PGR), de acuerdo a la legislación actual, es parte de un esfuerzo nacional debido a que los 32 estados del país deben contar con una Unidad Especializada en Combate, “lo que no se ha logrado” comentó a El Economista Isabel Miranda de Wallace, presidenta de Alto al Secuestro, dado que algunos de ellos han destinado los recursos a otros fines.

En cuanto a la Unidad de la SEIDO, durante el año pasado 153 servidores públicos fueron capacitados por la Oficina Internacional para el Desarrollo de Sistemas de Procuración de Justicia de la embajada de Estados Unidos, preparados en materia penal en temas como: Extinción de Dominio; Destrezas de Litigación; Sistema Penal Acusatorio; Uso de herramientas de WhatsApp y Facebook.

Así como en Técnicas de Interrogatorio y Contrainterrogatorio; Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y Formador de Formadores, para replicar con servidores públicos especializados en combate al secuestro; además, recibieron este año el adiestramiento de especialistas estadounidenses en manejo de crisis, negociación e intervención.

Debido a esta capacitación del personal de la Unidad, se logró intervenir durante el año pasado 1,360 líneas telefónicas fijas y móviles, que maximizó los resultados de investigación de manera conjunta con el Cuerpo Técnico de Control y se logró la liberación de 19 personas mediante operativos, así como la judicialización de 50 carpetas de investigación por secuestro en agravio de 67 víctimas.