El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que merecen respeto todas las manifestaciones, y más cuando se trata de víctimas de la violencia. Consideró que merecen atención especial, aunque aseveró que él ya había dicho que no recibiría a los integrantes de la caravana de Javier Sicilia y Julián LeBarón para evitar que se dañe la investidura presidencial.

Lamentó que simpatizantes de su movimiento hayan agredido verbalmente a los integrantes de la caravana, y aseguró que él no alienta a instigar a nadie. López Obrador dijo que no dejará de señalar a sus opositores, los “conservadores”. Insistió en que quienes hoy “pregonan” y gritan por pedir paz y seguridad, guardaron silencio en gobiernos anteriores que eran cómplices con grupos de la delincuencia. Aseguró que respeta el derecho de todos a manifestarse, pero seguirá respondiendo sin agredir, a quienes critican a su gobierno.

Luego de que ayer un grupo de Morena nombró al diputado Alfonso Ramírez Cuellar como dirigente en sustitución de Yeidckol Polevnsky, el presidente López Obrador mencionó que no intervendrá y guardará silencio sobre esa situación. Mencionó que sigue firme su militancia en Morena, y destacó que no desea ser jefe de partido ni jefe de grupo. “Me gustaría no ser jefe de Estado, sino jefe de Nación”, sostuvo.

El Primer Mandatario anunció que decidió cancelar el proyecto de registro biométrico de los mexicanos a través de la Cédula de Identidad. Confirmó que la Secretaría de Gobernación solicitó al INE la base de datos de los mexicanos, pero ese instituto se negó a proporcionarlo. López Obrador mencionó que, por esa situación, además de que causó polémica en la sociedad, ordenó a la secretaria Olga Sánchez Cordero desistir de esa petición. López Obrador indicó que ya será en otro momento cuando se lleve a cabo el proceso para identificar a las personas con la Cédula de Identidad que funcionaría como documento único de identidad.

El Presidente de la República anunció que el próximo fin de semana iniciará la construcción del gasoducto que correrá de Veracruz a la península de Yucatán. Indicó que con esta obra se llevará gas a bajo costo al sureste del país. “Voy este fin de semana a iniciar la construcción del gasoducto de Tabasco, de Reforma a Chiapas, límites con Tabasco hacia la península de Yucatán, vamos a llevar el gas barato para el desarrollo de toda esa zona”, comentó.

Mencionó que el gobierno federal está por atender el mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que se reforme la ley para despenalizar el uso lúdico de la mariguana. Indicó que se presentará al Congreso una iniciativa con ese propósito.