En el Proceso de renovación de la dirigencia del PAN, el actual líder nacional, Gustavo Madero, lleva ventaja en caso de participar en la contienda interna por la dirigencia nacional; al contrario de lo que ocurre con Ernesto Cordero (perteneciente al calderonismo), consideraron académicos de la Universidad Autónoma Metropolitana y del Tecnológico de Monterrey

Madero Muñoz no sólo puede presumir entre la militancia la renovación de los estatutos, sino que para los partidos políticos y el gobierno federal es visto como un político con más tablas para negociar , aseguró Luis Cervera Mondragón, investigador del Departamento de Ciencias Sociales y Humanidades del Tecnológico de Monterrey. En el caso de Cordero Arroyo, lo ven como golpista, que lejos de hacer negociaciones, sólo hará declaraciones o denunciará hechos y la política en este país ya no puede ser así .

Ricardo Espinoza Toledo, catedrático del Departamento de Sociología de la UNAM, reconoció que Madero Muñoz ha sido cauteloso en la disputa interna, pues se ha concentrado en presumir el reposicionamiento del partido, le tocó recomponer la pedacería después del 2012 y lo ha logrado reposicionar gracias al Pacto por México . En el caso de Ernesto Cordero, dijo, pesan sobre él su impericia política y el desastre dejado por Felipe Calderón .

Proceso de elección

Cervera Mondragón explicó que en el proceso de elección de la dirigencia -la cual arrancó el fin de semana con la conformación de la Comisión Organizadora- el actual líder lleva ventaja, pues no sólo se enfrentó a dirigir un partido derrotado, también hizo frente a Felipe Calderón, entonces Presidente. Ha entendido los cordones del poder político . Sin embargo, Ernesto Cordero está limitado, como político fue una imposición en Desarrollo Social y después en Hacienda, es decir, no era nadie dentro del PAN .

En el contexto de la pugna interna, agregó el académico, las estrategias de Madero Muñoz y Cordero Arroyo son distintas, pues en el caso del primero tiene elementos para presumir entre la militancia; en el caso del senador, ha recurrido sólo a quejas y denuncias, que no se han presentado ante las instancias correspondientes.

Para el académico Ricardo Espinoza Toledo, Gustavo Madero lleva ventaja en la contienda, pero esto no significa que tenga pase automático, pues los calderonistas buscarán quedarse con parte del pastel y presionarán para mantener posiciones en el aparato de partido. Será una batalla en los marcos del propio partido, aunque Cordero y calderonistas no plantean irse del PAN ni tienen a dónde irse .

jose.reyes@eleconomista.mx