Una casa de asistencia social de la ciudad de México era utilizada para explotar a niños y adultos, a quienes obligaban a vender diversos productos en la calle sin recibir ningún pago, informó el jueves la Procuraduría capitalina.

En una investigación de más de dos meses, las autoridades detuvieron a cinco presuntos integrantes de una red de trata de personas y liberaron a 37 niños y adultos que aunque eran explotados en la casa hogar Adulam presentaban el ''síndrome de Estocolmo'', que se caracteriza por el afecto que las víctimas sienten por sus captores, señaló la dependencia.

Algunas de las víctimas dijeron a la policía que fueron violadas, otras que les obligaban a entregar a sus hijos recién nacidos e incluso una dijo que fue presionaba para que abortara.

La Procuraduría refirió que del total de víctimas, 16 son niñas, 11 niños, seis mujeres adultas y cuatro hombres mayores de edad. Entre ellos hay varios hermanos y madres con sus hijos.

Los cinco detenidos quedaron sujetos a prisión preventiva, en una investigación sobre trata laboral, delitos sexuales, corrupción de menores y delincuencia organizada.

Las autoridades investigan posibles vínculos de la red de tratantes en el estado de México, Hidalgo y Guerrero.

Entre los detenidos se encuentra Emilio Moctezuma Beltrán Saldaña, identificado como el director de la casa hogar Adulam, localizada en la zona central de la capital mexicana.

La investigación inició con una denuncia de cuatro de las víctimas, que acusaron a Beltrán de obligarlas a comercializar artículos como encendedores y bolígrafos.

''Las víctimas señalaron que eran obligadas a entregar entre 700 y 800 pesos (entre unos 54 y 62 dólares) diarios al director de Adulam. De no hacerlo eran sancionadas con privarlas de alimento. Dijeron que también las forzaban a limpiar patios y escaleras, en posición de rodillas, con un cepillo dental'', señaló la Procuraduría.

/doch