Durante el tercer y último debate que se llevó a cabo este martes 12 de julio en las instalaciones del Gran Museo Maya en Mérida, Yucatán, moderado por los periodistas Gabriela Warkentin de la Mora, Leonardo Antonio Curzio Gutiérrez y Carlos Puig Soberón, se abordaron los temas: crecimiento económico, pobreza y desigualdad; educación, ciencia y tecnología, y salud, desarrollo sustentable y cambio climático.

Ricardo Anaya Cortés, candidato de la alianza que agrupa al PAN, PRD y Movimiento Ciudadano destacó que es necesario reducir el gasto e incrementar la inversión para cumplir sus propuestas en materia de desarrollo económico. Añadió también el combate a la corrupción como motor de la economía y se dijo víctima de una campaña de ataques por haberse pronunciado por una fiscalía autónoma que tenga la capacidad de procesar al presidente Enrique Peña Nieto por los escándalos de  corrupción que se vivieron durante su sexenio.

El candidato también propuso reducir el precio de la gasolina a través de la reducción del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que representa actualmente casi 6% del precio actual del combustible.

“La mejor política social que existe es el empleo, el trabajo bien pagado”, dijo Anaya, quien propuso un sistema de protección social universal que incluya inversión en infraestructura básica, política de ingreso, educación, salud y no usar los programas sociales para no controlar a los pobres.

En materia de educación, Anaya identificó dos retos: la cobertura y la calidad y dijo que la reforma educativa se ha implementado “muy mal” porque se trataba de mejorar la educación y no castigar a los maestros, sino capacitarlos.

Esto fue lo más relevante de las intervenciones del candidato de la coalición Por México al Frente durante su participación en el tercer debate presidencial:

Crecimiento económico

 
 
 
 
 
 

Desigualdad y pobreza

 
 
 

Educación

 
 
 
 
 

Ciencia y tecnología

 
 
 
 
 

Salud

 
 

Desarrollo sustentable y cambio climático