Actualmente la sequía en México está concentrada desde el centro hasta el norte del país y cubre alrededor del 68% del territorio nacional, informó el jefe de Proyectos de Pronóstico Estacional del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Reynaldo Pascual Ramírez.

Eso coloca a las grandes ciudades, principalmente las capitales de los estados ubicados en esos lugares en alguna situación de riesgo de disminución en la disponibilidad de agua potable para consumo humano.

El especialista explicó que lo que ocurre actualmente en el país en esa materia se debe a que en 2020 llovió muy poco, comparado con años anteriores.

Dijo que la cantidad de superficie afectada por ese fenómeno  actualmente es similar a la que se vivió en 2006 y 2008 y no es un escenario catastrófico como el que ocurrió en 2011 y 2012 cuando más de 80% del territorio nacional estuvo en condición de sequía, que es cuando se han vivido las situaciones más difíciles en esta materia en los años recientes.

El especialista mencionó que, a diferencia de esos años, en los que la sequía se concentró en el norte, ahora es más homogénea la distribución, abarca tanto el norte como el centro-occidente.

Ante esa situación las ciudades que enfrentan más problemas derivados de la sequía son las fronterizas, principalmente las del centro norte y noroeste como Ciudad Juárez, Chihuahua; Piedras Negras, Coahuila, así como Mexicali y Tijuana, Baja California.

Más hacia el sur Hermosillo y Ciudad Obregón, Sonora; Culiacán y Mazatlán, Sinaloa y la capital de Durango, así como la región de La Comarca Lagunera, en los límites de Durango y Coahuila.

Además, la zona metropolitana de Guadalajara y las ciudades del Bajío e incluso la zona metropolitana del Valle de México.

diego.badillo@eleconomista.mx