La fuga de reos y la masacre en el penal de Apodaca, Nuevo León, abre la puerta a nuevos brotes de violencia por la revancha, indicó el presidente Felipe Calderón.

Durante su gira de trabajo por Monterrey, Nuevo León, el Presidente enfatizó la importancia de la depuración y fortalecimiento de los cuerpos policiacos, ministeriales y de vigilantes en los reclusorios.

El hecho de que haya complicidades de algunos funcionarios públicos, probablemente, por ejemplo, en algunos reclusorios, da lugar a fugas como las que se han tenido, a homicidios terribles dentro de los penales es, precisamente, lo que más nos daña , expuso frente al gobernador Rodrigo Medina.

Luego de los discursos, el gobernador Rodrigo Medina, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, y el presidente Calderón acudieron a la Reunión del Grupo de Coordinación Operativa de Seguridad. Revisaron la estrategia de seguridad y expusieron los avances en el control de confianza de las corporaciones policiales.

Por la mañana, se informó que que la fuerza civil recapturó al segundo de los reos fugados del penal de Apodaca. El vocero de Seguridad de Nuevo León, Jorge Domene Zambrano, indicó que gracias a una denuncia ciudadana el prófugo fue detenido cuando compraba zapatos deportivos.

tania.rosas@eleconomista.mx