En la conmemoración del 65 aniversario de la promulgación de la reforma que permitió el voto de las mujeres en México, consejeras electorales, magistradas, activistas e integrantes de la sociedad civil coincidieron en que, pese a la apertura de espacios en el ámbito político, aún se debe mejorar la legislación para una verdadera inclusión en ámbitos de gobernanza, así como erradicar la violencia política por razones de género.

Durante el foro 2018 Año del Logro de la Paridad Legislativa, en las instalaciones del INE, la consejera Dania Paola Ravel Cuevas dijo que la violencia política contra las mujeres es uno de los grandes problemas que está arraigado en las instituciones desde hace décadas, aunque reconoció la paridad de género en los congresos.

En tanto, la magistrada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Mónica Aralí Soto Fregoso, expuso que es “injustificable” el hecho de que las mujeres siguen enfrentando graves obstáculos para aspirar a cargos de elección popular y, por ello, convocó a las instituciones, partidos y sociedad civil a trabajar coordinadamente para hacer viable la democracia paritaria, que les permita el acceso pleno a los puestos de toma de decisiones.

“Es impostergable consolidar un marco normativo, un marco legal y constitucional que no sólo prevenga, erradique y sancione la violencia política hacia las mujeres por razón de género”. En este tenor, propuso que la acción sea causal de nulidad de una elección.

La consejera Adriana Favela exhortó a erradicar la violencia política contra las mujeres por medio de los institutos locales y federales electorales para garantizarles el ejercicio de sus derechos políticos: “No permitiremos más juanitas ni manuelitas, ni algún otro mecanismo para burlar la ley, con la finalidad de que hombres ocupen candidaturas o cargos de elección popular que corresponden a las mujeres”, explicó.

Por otra parte, durante el foro Ciudad y Mujeres, el jefe de Gobierno capitalino, José Ramón Amieva, dijo que se deben implementar programas integrales para actuar de manera conjunta en apoyo a las víctimas de violencia de género.

Expuso que la declaratoria de alerta de género debe estar coordinada tanto por las procuradurías que den apoyo a las víctimas y continúen con la investigación, así como con tribunales que generen un acceso a la justicia y que el delito sea sancionado.