La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) identificó a 6.1 millones de mexicanos, en 2,457 municipios, en situación de pobreza extrema con carencia alimentaria.

De acuerdo con el IV Informe de Gobierno del mandatario Enrique Peña Nieto, a través del Sistema de Focalización del Desarrollo (Sifode), se dirigirán las acciones de atención a este sector de la población para que sean beneficiarias de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

El seguimiento, detalló, será por persona, familia y comunidad identificada en el Sifode, lo que constituye una forma muy precisa de aplicar las acciones de atención focalizada de la población objetivo de la Cruzada.

Cabe destacar que el I Informe de Gobierno de Peña Nieto registró que los niveles de pobreza, desigualdad y exclusión en México representaban uno de los más grandes retos para el Estado mexicano , por lo que refirió la necesidad de una revisión profunda de la política social de los tres órdenes de gobierno.

La medición de la pobreza del Coneval para el 2012 arrojaba que 45.5% de la población vivía en condiciones de pobreza multidimensional, mientras que en el 2010 la cifra era de 46.1 por ciento.

De acuerdo con la misma estimación, 9.8% de la población nacional se encuentra en pobreza extrema; esto es, carece del ingreso mínimo necesario para adquirir una canasta alimentaria, además de no poder ejercer tres o más derechos sociales , expresó en su momento el Informe de Gobierno presidencial.

Asimismo, indicó que en el 2012, vivían en México 7 millones de personas en condiciones de pobreza extrema y carencia alimentaria.

Tras el lanzamiento de la Cruzada Nacional contra el Hambre, las acciones se concentraron en 400 municipios donde se focalizaba la problemática de pobreza extrema, ampliándose a partir del 2014 la cobertura a 1,012 municipios, con objeto de alcanzar a 78.4% de la población objetivo .

El IV Informe de Gobierno de Peña Nieto detalló que con estas acciones se mejoró las condiciones de vida de 4.2 millones de personas, con al menos uno de los programas que la integran en materia de alimentación, salud, educación, mejoramiento de vivienda y servicios básicos.

Para el III Informe de Gobierno, el Ejecutivo federal dio a conocer que las cifras del Coneval redujeron de 9.8 a 9.5% la pobreza extrema correspondiente a mediciones del 2012 al 2014.

La pobreza extrema, expresó, disminuyó tanto en el campo como en las ciudades. El porcentaje de población en pobreza extrema en el medio rural pasó de 21.5% en el 2012 a 20.6% en el 2014, en tanto que en el medio urbano pasó de 6.3 a 6.2% en el mismo lapso.

De acuerdo con cifras del IV Informe, entre las acciones desarrolladas a través de la Cruzada Nacional contra el Hambre, a junio de este año estaban en operación 12,987 comedores comunitarios en beneficio de 1 millón 119 personas.

Además, que a través del Programa de Abasto Rural se atendían a 22,086 localidades a través de 24,289 tiendas fijas y a 2,858 localidades con unidades móviles.

Su medición, la polémica

Apenas a mediados de julio, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) criticó al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), al modificar unilateralmente las variables de medición de pobreza.

Lo anterior, luego de que el Inegi publicara el Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015, donde se da cuenta del incremento de 11.9% en el ingreso corriente de los hogares a nivel nacional y más de 30% en algunos estados entre el 2014 y el 2015.

Lo cual no es congruente con la tendencia que se ha venido manifestando en otros instrumentos del Inegi y con otras variables económicas , expuso el Coneval.

Manifestó que los cambios para captar las variables sociales económicas y sociales deben hacerse con transparencia y planeación , proceso al que fue omiso el Inegi, además de realizarse al margen del convenio de colaboración que tiene con el consejo.

Dichos cambios, dijo en su momento, carecen de documentos públicos de carácter técnico que los justifiquen, y no fueron debatidos técnicamente con el Coneval ni anunciados de manera oportuna, por lo que el proceso de captación del ingreso que elaboró el Inegi no fue transparente.

Y es que el Consejo detalló que las modificaciones realizadas cambiaron una de las variables indispensables para medir la pobreza , lo que genera una ruptura en la evolución histórica de las mediciones que el Coneval lleva presentando desde el 2008.

Tras la polémica entre ambas instituciones, el consejo anunció el aplazamiento de las cifras de medición de pobreza 2015 a nivel nacional y estatal, debido a la incompatibilidad del Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015 con años anteriores.

En este sentido, el Inegi y el Coneval acordaron conformar un grupo técnico de trabajo para revisar los detalles.

[email protected]