El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) reiteró de manera unánime que Armando Ríos Piter no cumplió con el umbral de firmas necesarias para obtener la candidatura a la Presidencia por la vía independiente. Ello, tras agotarse los 10 días de audiencia que ordenó el Tribunal Electoral y tras no presentarse a la revisión de los apoyos ciudadanos.

El consejero Ciro Murayama, presidente de la Comisión de Fiscalización del INE, señaló que el resultado de la revisión de los apoyos ciudadanos presentados por el Jaguar “nos indignaron”.

Murayama hizo un recuento de los números que giraron en torno al caso de Ríos Piter en donde detalló que de las rúbricas descartadas fueron porque había 112,359 duplicados del mismo aspirante; 14,816 en el padrón pero no en lista; 36,585 bajas del listado, 26,729 con pérdida de vigencia, esto es, micas que habían expirado por tener más de 10 años de antigüedad; así como 7,221 fallecidos.

“El padrón electoral del IFE se hizo para que no se pretendiera que los muertos votaran; con el mismo principio, en el padrón del INE no se dejan pasar supuestos apoyos de difuntos a algún aspirante presidencial, de esa magnitud es el descaro”, asestó Murayama.

Hubo además,abundó el Consejero, 11,501 nombres que no corresponden con ningún ciudadano del listado nominal y 414,959 inconsistencias.

Murayama explicó que en una etapa posterior, tras la validación final, el resultado “nos sorprendió y —hay que decir— nos indignó con Ríos Piter”, pues se detectaron 811,969 simulaciones de credencial.

“No sólo se trata de una travesura de confeccionar de forma grotesca una credencial, lo grave es que se tuvo acceso y se manejaron datos personales protegidos por ley”. De ahí, sostuvo Murayama, que existe una denuncia del INE ante la Fepade y una investigación ministerial en curso.

También se dio cuenta que al no presentarse Ríos Piter a ejercer el derecho de audiencia, el INE no pudo llevar a cabo la revisión de las irregularidades.