Los resultados de las elecciones 2018, el pasado 1 de julio fueron desastrosos para el panismo pero ello se explica por causas internas y externas, entre las que destacan los ataques del gobierno federal hacia el candidato Ricardo Anaya, así como que al interior de ese instituto político se anuló la discusión y formaron grupos clientelares. Por ello, el llamado es volver a ser un partido de causas, afirmó Héctor Larios Córdova.

En entrevista, el senador de la República, quien adelantó que será en los próximos días cuando defina si competirá o no por la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional,  señaló que en la elección pasada el PAN se ubicó en una segunda lejana posición, que en términos de los puestos y votación obtenida representan un retroceso de más de 30 años.

Sostuvo que si bien hay causas externas de esta derrota, también hay internas, las cuales el partido no debe minimizar.

“Hay causas externas como el propio impulso que tuvo el candidato López Obrador, los ataques del gobierno a nuestro candidato presidencial, pero también tenemos que ver las causas internas. El PAN no debe sacarle la vuelta y sólo decir que fueron causas externas a nosotros, muchas fueron internas”.

En ese sentido, comentó que es imperativo para el partido poner fin a prácticas como definir candidaturas por dedazos, así como permitir que dirigentes estatales o el nacional sean candidatos a algún puesto de elección popular. Dijo que de ninguna manera se debe admitir que se use al partido para propósitos personales, pues de no revertir estos vicios, el partido seguirá cayendo.

El legislador recordó que si bien Acción Nacional se caracterizaba por tener una vida democrática sana, las formas del partido fueron cambiando con el paso del tiempo y con las victorias obtenidas. Por ejemplo, mencionó, se convocaba a las sesiones del PAN con dos días de anticipación para que la militancia no tuviera tiempo de saber la agenda que se iba a discutir. Entonces, dijo, se anuló la discusión y los panistas dejamos de discutir públicamente.

Sobre los grupos internos que se crearon en Acción Nacional, como los calderonistas, el Yunque, anayistas, entre otros, dijo que  son un problema cuando éstos se convierten en cacicazgos capaces de generar clientela electoral para afianzar decisiones.

El PAN está llamado a ser un contrapeso

Córdova Larios destacó que ante el mandato de los ciudadanos en las urnas, quienes decidieron darle el poder absoluto a Andrés Manuel López Obrador y a su partido, el llamado del PAN es a ser un partido político que sirva a las causas de la gente y como un contrapeso al poder.

“Si no hay un partido congruente, que manifieste con claridad las alternativas y las decisiones que se vayan tomando, entonces puedo decir que no le estaremos prestando el servicio al país que requiere, de ser un contrapeso, no en votos, porque en el Congreso somos irrelevantes, sino a partir de influir en la mente de las gentes”.

El legislador de Acción Nacional que el partido también está llamado a reflexionar internamente y ver con qué activos cuenta para ofrecer un mejor servicio a los ciudadanos.

 

[email protected]