El gobierno capitalino confirmó el hallazgo de un acuífero en Iztapalapa, a 2,000 metros de profundidad, que podría abastecer a la ciudad de México, aunque aclaró que la determinación de su potencial será sometido a una serie de estudios técnicos en conjunto con la Comisión Nacional del Agua.

El GDF aclaró que si bien se esperaría la extracción de algún volumen de agua que complemente el abastecimiento de la población del Valle de México, no se contempla la cancelación de traer agua de fuentes externas ni de cancelar las que actualmente se están utilizando.

El titular del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM), Ramón Aguirre, dijo que se requieren, en una primera etapa, casi 500 millones de pesos para su explotación. En entrevista radiofónica, Aguirre dijo que la investigación inició hace más de un año. Manifestó que la extracción del líquido no provocará el hundimiento de la capital.

El titular del SACM explicó que aun con este hallazgo se requerirán otras fuentes internas y externas de abastecimiento, ya que la demanda de agua de la ciudad es alta.

Este lunes, la administración que encabeza Miguel Ángel Mancera informó que se realizó una perforación a 2,000 metros de profundidad en las inmediaciones de la Central de Abastos, en la delegación Iztapalapa.

Aunque el GDF afirmó que se tienen amplias expectativas por este hallazgo, aclaró que aún están pendientes a analizar cómo determinar la zona de recarga de esta nueva fuente y el caudal de extracción de manera sustentable. Los trabajos técnicos se llevaron a cabo en coordinación con la gerencia de Geohidrología de la Comisión Nacional del Agua, investigadores del Instituto de Geología de la UNAM, e ingenieros especialistas en geología.