Atotonilco de Tula.- El presidente Felipe Calderón alertó sobre el "grave riesgo" para la salud que implica que se siga cultivando con aguas negras, porque representa un "foco de contaminación" que genera muchas enfermedades intestinales.

En una visita de supervisión a la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atotonilco, el mandatario resaltó la importancia de que se trate ese líquido, pues el hecho de que esté contaminado es un riesgo para muchos consumidores del país.

El titular del Ejecutivo federal explicó que ese tipo de contaminación llega a provocar diarrea, "que es una de las principales causas de mortalidad infantil en los países en desarrollo".

Al contar una "anécdota personal"', relató que anoche, al regresar de una gira de dos días por Baja California Sur y Sinaloa "me tocó dormir en el CHEM, en el Centro Hospitalario del Estado Mayor (Presidencial), porque a mi hijo Juan Pablo le dio una infección intestinal muy fuerte".

Recordó que el menor, de nueve años, tuvo temperatura muy alta, "se andaba convulsionando. Afortunadamente lograron controlar las convulsiones", y todo fue por una infección intestinal.

Calderón narró que su hijo había comido puras cosas sanas en la escuela, es decir, una ensalada y unas jícamas, "pero resulta", añadió, que en muchas zonas del país se sigue cultivando con agua negra y eso implica un foco de contaminación que está atrás de muchísimas enfermedades intestinales en el país.

Dijo que se debe avanzar, hasta tratar el ciento por ciento del agua residual que se utiliza en el país, y de ahí la importancia de esta planta de Atotonilco, que permitirá pasar del 10% del líquido que se trata actualmente en la ciudad de México, al 60% "y tiene que llegarse hasta el ciento por ciento".

Mencionó que cuando entró a la Presidencia de la República, en todo el país se trataba únicamente 34 por ciento del agua residual, y "en unos meses", cuando termine su periodo de gobierno, se tratará más de 60 por ciento 'y siguen proyectos para tratar hasta el ciento por ciento en esta misma década.

El presidente Calderón reconoció que hay ciudades en el país que ya tratan el agua que usan al ciento por ciento, como Monterrey; u otras como Torreón, Mexicali y Chihuahua que "van por ahí", mientras que en la ciudad de México sólo se hace con 10 por ciento.

A su vez, el director de la Comisión Nacional del Agua, José Luis Luege Tamargo, hizo notar que Atotonilco es la planta de aguas residuales más grande en construcción en el mundo en este momento, y lleva 32% de avance.

Sostuvo que esta planta tratará 60% de todas las aguas generadas en el Valle de México, y en complemento con las que existen en el Distrito Federal y en el Estado de México, el próximo año dará tratamiento hasta en 70% a las aguas residuales.

Señaló que se trata de un proyecto de planeación público-privada "ejemplar en el mundo", constituido por 49% de apoyo por el Fondo Nacional de Infraestructura y 51% por Fondos de Crédito y Capital de Riesgo del consorcio Aguas Tratadas del Valle de México.

A su vez, el empresario Carlos Slim Helú, presidente honorario vitalicio de Grupo Carso, indicó que el proyecto forma parte integral del proyecto de tratamiento de aguas residuales en el Valle de México, a través de la inversión de 1,000 millones de dólares.

Dijo que en el primer semestre de 2013 entrará en operación la planta de tratamiento primario avanzado, con capacidad para tratar 12 metros cúbicos por segundo; y en el segundo semestre quedará concluida la segunda parte, que tratará 23 metros cúbicos por segundo.

En el acto estuvieron los gobernadores del Estado de México, Eruviel Avila Villegas; y de Hidalgo, José Francisco Olvera Ruiz.

MIF