Fausto Vallejo Figueroa, gobernador michoacano, aseguró que su administración buscó en su momento el apoyo de la federación para detener el avance de la delincuencia organizada en Michoacán. Sin embargo, afirmó, el hoy ex presidente Felipe Calderón no escuchó realmente las solicitudes hechas desde Morelia.

El gobernador de extracción priista sostuvo además que fue el vacío institucional y la falta de soluciones para resolver la injusticia social lo que derivó en la aparición de grupos delictivos, en el caso michoacano como Los Caballeros Templarios y La Familia.

Esa situación, dijo el gobernador desde las redes sociales, derivó a su vez en la creación de grupos de Autodefensas en todo el territorio estatal, particularmente en la región de la Tierra Caliente michoacana.

Al respecto de estos grupos, Fausto Vallejo Figueroa celebró el hecho de que las Autodefensas hayan aceptado unirse a la formalidad y formar con el gobierno federal un solo frente contra el crimen organizado.

La solicitud la hicimos desde la administración pasada, donde nos oían pero no nos escuchaban; sólo venían a realizar acciones unilaterales. Finalmente, esta administración nos ha escuchado y ha entendido cuál es el verdadero problema de Michoacán: el abandono en materia de justicia social , escribió el gobernador en la red social Twitter.

El político priista, que en 2013 se ausentó varios meses de su cargo por una licencia médica, declaró que tras el arribo de las fuerzas especiales de seguridad a la Tierra Caliente es que Michoacán está cambiando .

Hoy la realidad de Michoacán está cambiando. Con el apoyo del Gobierno de la República estamos generando condiciones para regresar la paz y la tranquilidad , escribió también en Internet.

Fausto vallejo rechazó que en su gobierno exista vacío de poder o que si éste haya cedido soberanía a la federación con el arribo de las fuerzas especiales, pues expuso que su responsabilidad es devolver la paz a los michoacanos.

nlb