Este año, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) buscará erradicar las ambigüedades, su falta de coordinación, insuficiente apoyo y el débil mecanismo de asistencia a estados y municipios que utilizan el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS).

De acuerdo con un documento de la Subsecretaría de Prospectiva, Planeación y Evaluación de la Sedesol, cuya copia tiene El Economista, la dependencia debe corregir problemáticas que identificó la Auditoría Superior de la Federación (ASF), sobre todo este año que cambiaron las reglas del FAIS para premiar a los municipios que reduzcan los índices de marginación y pobreza.

El documento establece que hay cinco problemáticas de la Sedesol en torno al FAIS: nulo papel rector como dependencia coordinadora, ambigüedades normativas en el gasto del Fondo, escasa coordinación con los órganos fiscalizadores para promover la transparencia y rendición de cuentas del uso de los recursos, insuficiente apoyo a los municipios en materia de desarrollo institucional y débiles mecanismos de capacitación y asistencia técnica a los estados y municipios para la efectiva operación del Fondo.

También se buscará que los recursos en estados y municipios tengan una adecuada direccionalidad del gasto, toda vez que la Auditoría Superior de la Federación identificó problemas como la concentración de la inversión en las cabeceras municipales, escasa inversión en las zonas rurales, así como obras y acciones que no benefician a la población en pobreza.

Con los cambios a la Ley de Coordinación Fiscal se espera que las entidades, municipios y demarcaciones territoriales no pierdan recursos de un año a otro y se premiará con mayores recursos a las localidades que reduzcan la pobreza.

La entidad que este año recibirá más recursos del FAIS es Chiapas, estado que tendrá 10,079 millones 431,808 pesos, seguido de Veracruz, con 5,961 millones 397,534 pesos, y de Oaxaca, con 5,650 millones 974,098 pesos.

El Distrito Federal, que este año por primera vez es incluido en el FAIS, recibirá 766 millones 773,409 pesos. En total, el Fondo repartirá 57,912 millones 914,754 pesos.

Con los cambios a la ley, la Sedesol tendrá nuevas obligaciones para dar seguimiento al uso de los recursos, como la de solicitar informes trimestrales sobre el destino del dinero y los avances de los apoyos a localidades con pobreza. Además, precisa el documento, se contará con dos tipos de catálogos de obras y acciones del FAIS, al menos uno para los seis estados con mayores rezagos y que concentran 60% de los recursos del Fondo .

Advierte que las prioridades son en materia de red de agua potable, drenaje y alcantarillado, alumbrado público, mejoramiento de vivienda e infraestructura básica educativa.

Los rubros anteriores porque mueven los indicadores de pobreza (...), el 2014 es un año de cambios con miras hacia la medición de la pobreza del 2015 , advierte.

[email protected]