El presidente Enrique Peña Nieto celebró que “diferentes actores políticos” se hayan sumado al llamado para normar las tareas de seguridad pública que desempeñan las Fuerzas Armadas, ya que con la ausencia de este marco jurídico “el Estado mexicano estaría en falta”.

El Ejecutivo participó en la clausura y apertura de cursos en los planteles de educación militar.

Aunque textualmente el presidente no aludió a la Ley de Seguridad Interior, misma que está impugnada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, este ordenamiento es el que regula las tareas de seguridad pública por parte de las Fuerzas Armadas, misma que ha generado críticas de organismos nacionales e internacionales de defensa de los derechos humanos.

Ante cadetes y los titulares de Sedena y Semar, Salvador Cienfuegos y Vidal Francisco Soberón, respectivamente, el mandatario refirió que “ese debate debe seguir” y destacó que la seguridad necesita el trabajo y compromiso de los tres niveles de gobierno.

Peña Nieto enfatizó que los militares han respaldado “en labores de seguridad interna” a las autoridades estatales que así lo han requerido.

“Ante la ausencia de fuerzas policiales locales suficientemente preparadas, habría sido irresponsable dejar a su suerte a la población civil. La actuación de las Fuerzas Armadas es subsidiaria y temporal para proteger a la sociedad, en tanto se consolidan las instituciones policiales locales”, justificó.