Un enfrentamiento entre un grupo del crimen organizado y elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar), ocurrido durante la madrugada en el Fraccionamiento Colinas Villas del Real, ubicado al oriente de Culiacán, Sinaloa dejó como saldo un infante de Marina caído y cinco sujetos abatidos, los cuales aún no han sido identificados.

El informe preliminar de las autoridades federales y estatales expone que el grupo delictivo hizo frente a un convoy de la Marina que transitaba por las calles de Culiacán.

Los elementos fueron agredidos por hombres que se encontraban en varias camionetas, las cuales formaron un muro de contención, desatando la balacera que se calcula duró una hora.

Ante los hechos, el gobierno estatal y las fuerzas federales activaron el código rojo y un helicóptero comenzó a sobrevolar la zona que posteriormente fue reforzado con tropas del Ejército, policías estatales y federales.

La Procuraduría General de Justicia de Sinaloa reportó que en el sitio se contabilizaron más de 250 casquillos percutidos, además de indicar que los cuerpos de cuatro presuntos agresores quedaron dentro de una camioneta con reporte de robo, los cuales además tenían en su poder fusiles de asalto AK-47 o cuerno de Chivo y AR-15; contaban con chalecos tácticos y cargadores abastecidos.

Emiten recomendación a Secretaría de Marina

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación dirigida al secretario de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz, luego de que elementos de esa dependencia irrumpieron en el domicilio de un hombre en Culiacán, Sinaloa, sin una orden de cateo para retenerlo y torturarlo.

En la recomendación 01/2017, la CNDH explicó que el 14 de noviembre del 2014, marinos cubiertos del rostro catearon de manera ilegal el domicilio de la víctima y lo golpearon y amenazaron para que les indicara dónde estaban los demás , sin que la víctima supiera de qué le hablaban.

Los marinos le mostraron fotografías en una tableta electrónica y fue llevado a varios domicilios de la ciudad para que les dijera en cuáles vivían las personas retratadas. Al no proporcionarles la información que deseaban, lo trasladaron a una casa donde lo torturaron, quemándole y arrancándole la piel de las plantas de los pies , menciona el documento.

Antes los hechos, la comisión recomendó la capacitación de elementos de la Marina en materia de derechos humanos; elaborar o actualizar un protocolo para que empleen en los operativos cámaras fotográficas, de videograbación y grabación de audio, así como inscribir a los agraviados en el Registro Nacional de Víctimas.

Además, la CNDH pidió la reparación integral del daño al agraviado y su familia.