A nivel nacional, actualmente los policías se enfrentan a grandes retos en materia de control de confianza o incluso económicos, opinaron expertos en materia de seguridad.

María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, destacó que hasta el momento no existe un estándar a nivel internacional sobre cuántos policías se requieren por cada número de habitantes ya que, aunque las autoridades mexicanas dicen basarse con datos de la ONU, el dato de la organización internacional sólo se derivó de un estudio añejo, por lo que en México faltan elementos para poder considerar el déficit de elementos policiacos, ello debido a que actualmente no se toman cifras sobre elementos municipales ni otro tipo de pruebas necesarias.

La también activista, recordó que Modelo Policial dio inicio con el sexenio de Felipe Calderón, sin embargo, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto ya no tuvo seguimiento, mientras que en la actual administración está “peor, porque no hay ni una estrategia de desarrollo policial ni de seguridad”.

Enfatizó que durante este gobierno no hay claridad sobre el actuar de los estados en la materia, por lo que hay estados y municipios donde el control de confianza se ha quedado rezagado.

Asimismo, la presidenta de Causa en Común expresó que al basarse en las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, se podría llegar a pensar que no tiene el deseo de fortalecer a las policías, “por lo mismo de que él esta convencido en decir que los únicos que pueden solucionar son los militares”.

Faltan estatales y municipales

Miguel Garza Flores, experto en Seguridad y reforma policial, del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde), señaló que el déficit de elementos policiacos que existe tanto a nivel estatal como municipal se podría deber a que “desgraciadamente” no se ha invertido en ellos.

Además de considerar que debido a que las mediciones sobre el promedio de policías que se requiere el país son con datos no tan precisos y no focalizados, sería buen momento para dejar de presionar con un aumento en el número de elementos y pensar en mejorar las condiciones de aquellos que ya se tienen.

“Mejor dejar de presionar al Secretariado para que aumente el Estado de fuerza y mejorar con los policías que hay que tengan un esquema de salario, de protección laborar y prestaciones, porque entonces así no tendrías más policías, pero si tendrías un policía mejor motivado, preparado, que cuidarían su trabajo.

“Es preocupante que el tema sea querer aumentar el número de policías, cuando ni siquiera hemos logrado que los que hay tengan un buen empleo”, resaltó.

El experto añadió que entre las opciones para mejorar las capacidades de los policías locales están el modificar la facultad de Secretariado para sancionar las instituciones policiacas que no cumplen con los objetivos que año con año se plantean.

Aunado a que el panorama local se ha complicado ante la eliminación del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (FORTASEG), subsidio que se otorgaba a los municipios para mejora de condiciones laborales de los policías, su equipamiento.

Sobre el impacto de la Guardia Nacional (GN) a nivel local, Garza Flores, expresó que se sabe de casos de buena coordinación en temas generales, sin embargo, destacó que también se han presentado localidades donde las policías locales dejan de realizar su labor bajo el argumento de que es la GN quien se encarga de la seguridad mientras que, hasta el momento, no existe una capacitación integral de los elementos de la Guardia Nacional en materia de primer respondiente o incluso, no se ha definido cuál es su labor especifico a nivel local.

maritza.perez@eleconomista.mx