En medio de un clima social en Estados Unidos enrarecido por una serie de mensajes xenófobos vertidos en el marco del proceso de selección de candidatos a la presidencia de esa nación, el gobierno mexicano ha salido al paso y busca entablar diálogos tanto con el candidato republicano Donald Trump, como con la demócrata, Hillary Clinton.

En ese marco, un sondeo realizado por el Centro de Investigación Pew revela que uno de cada dos hispanos que reside en el vecino país dice haber sido discriminado o tratado de manera injusta por consideraciones de su raza o etnicidad.

El análisis, realizado por Jens Manuel Krogstad y Gustavo López, detalla que la discriminación hacia los latinos aumenta a 65% entre aquellos de 18 a 29 años de edad y a 62% entre los hispanos nacidos en Estados Unidos, frente a 41% de los nacidos en el extranjero.

Incluso aquellos latinos que tienen estudios universitarios dijeron haber sufrido un incidente de discriminación en mayor proporción que quienes no cursaron educación superior.

El estudio arroja que mientras 61% de los hispanos con escolaridad universitaria registró un acto discriminatorio, la proporción cayó a 50% entre aquellos con estudios de preparatoria y a 40% entre quienes sólo cursaron primaria o secundaria.

Por edades, los latinos mayores de 50 años experimentaron el menor porcentaje de actos discriminatorios, con 35%, seguidos por aquellos de 30 a 49 años de edad, con 53%, y por quienes tienen de 18 a 29 años, con 65 por ciento.

México hará llegar información a candidatos

La canciller Claudia Ruiz Massieu informó que han arrancado las tareas diplomáticas para entablar diálogo con los candidatos a la Presidencia del vecino país.

Con un llamado contra la intolerancia y la discriminación, Ruiz Massieu concluyó una reciente visita a un estado de la Unión Americana, donde declaró: Vivimos tiempos en que algunas voces llaman por la intolerancia y discriminación; son los mismos que rechazan la integración y la pluralidad, los mismos que utilizan el miedo y desinformación como una herramienta política para promover el aislamiento .

Destacó que los que creemos en la diversidad, solidaridad e inclusión tenemos los argumentos para probar que no están en lo correcto, también tenemos la evidencia de que los inmigrantes y en particular los mexicanos sólo han creado bienestar y prosperidad para Estados Unidos .

ana.lagner@eleconomista.mx