El cuerpo de una mujer fue hallado en un pozo y dos cadáveres masculinos aparecieron en fosas clandestinas en un violento municipio del estado mexicano de Guerrero, informó este viernes un funcionario local que ya había dado cuenta de otros cinco cadáveres.

Agentes policiales hallaron la noche del jueves dos fosas en la comunidad de Ayahualulco del violento municipio de Chilapa, de donde extrajeron los restos de dos hombres, informó Roberto Álvarez, vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, órgano encargado de la estrategia de seguridad en el estado sureño.

Esa zona se ubica a unos 500 metros de distancia de la colonia Nueva Orleans, donde se localizaron los primeros cinco cuerpos (cuatro hombres y una mujer) enterrados en tres fosas clandestinas, precisó el funcionario.

En ese punto, también se halló un pozo de unos 20 metros de profundidad con los restos de otra mujer en avanzado estado de putrefacción, dijo Álvarez.

Todos los cuerpos fueron llevados al Servicio Médico Forense para aplicar las pruebas periciales que permitan lograr su identificación.

En mayo del año pasado, 16 personas desaparecieron en Chilapa cuando unos 300 hombres armados irrumpieron para tomar el pueblo y mantuvieron aterrorizada a la población durante días.

Este poblado de unos 120,000 habitantes es paso obligado para salir de una zona montañosa de Guerrero donde se cultiva la amapola y se trasiega la goma de opio.

Chilapa ha sido uno de los epicentros de la violencia en esa convulsa región mexicana después de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, ubicada a solo 38 kilómetros.

En noviembre, dos niños, su madre y otras tres personas fueron asesinados en Chilapa, un territorio disputado a muerte entre los cárteles Los Rojos y Los Ardillos, que -como muchas organizaciones delictivas del país- con frecuencia entierran a sus víctimas en fosas clandestinas.