Al presentar su informe anual de labores ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, afirmó que el 2016 fue un año donde se vivió una crisis de derechos humanos, debido a que 61,000 acudieron ante ese organismo por la falta de rendición de cuentas, corrupción, conflicto de intereses, y violaciones a derechos humanos.

Por ello, aseveró que la crisis en el 2016 reveló una debilidad del Estado de derecho, y falta de acceso a la justicia.

NOTICIA: Exponen vulnerabilidad de adolescentes

Esto provocó, dijo, que los linchamientos de presuntos delincuentes que presentaron en Puebla, estado de México y Ciudad de México, se vieron como una mejor justicia.

Dijo que el caso en una escuela en Nuevo León, donde un estudiante disparó contra maestros y alumnos, reveló que los gobiernos deben trabajar para prevenir el acoso escolar, problemas de depresión y una regulación más estricta para la posesión de armas.

NOTICIA: Demandan políticas preventivas para defensores de DH

Afirmó que la crisis de derechos humanos, también se reflejó en el asesinato de 92 periodistas, casos de desaparición forzada, detenciones ilegales, ataques a activistas ambientales.

Dijo que las dependencias federales que más quejas tuvieron fuero el IMSS, el órgano federal de readaptación social, el ISSSTE, la PF, la SEP, el INM, la PGR, Sedena, Marina y Sedesol.

[email protected]