A casi un mes de distancia desde que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) exhibió el informe sobre grupos de autodefensa y la seguridad pública en Guerrero, el gobierno estatal no ha enviado respuesta oficial a las propuestas, tampoco lo han hecho el Congreso local y municipios a los que se formularon las mismas.

La CNDH lamentó las expresiones que el gobierno del estado ha formulado en los medios de comunicación respecto del informe especial. Y es que, recordó, en el estudio constataron que el origen de estos grupos radica en una incidencia delictiva elevada y desconfianza en las instituciones derivada de su abandono.

La realidad que dio origen a estos grupos, esto es, el abandono institucional y la inseguridad, no se ha transformado, por lo que hace votos para que el gobierno estatal, en lugar de eludir su responsabilidad, atienda de manera eficaz las causas del surgimiento y tome acciones sustantivas, adoptando las propuestas formuladas, para atender la problemática planteada en el informe, con el fin de que exista una transformación de la realidad, que garantice la seguridad pública y el ejercicio de los derechos de los guerrerenses .

El organismo le recordó al gobierno estatal que el informe especial se realizó a través de una labor de investigación documental, hemerográfica y de campo, consistente en 52 solicitudes de información a autoridades federales, estatales y municipales, así como 58 visitas de trabajo a 64 municipios y 37 comunidades, a partir de las cuales se logró constatar las violaciones a los derechos humanos en que se han visto inmersos los guerrerenses debido a que las autoridades estatal y municipales no han atendido de manera eficaz las condiciones de inseguridad que aquejan sus zonas, lo cual ha originado el surgimiento y la proliferación de grupos comunitarios de autodefensa. Y es que en el estudio exhibido desde diciembre se advirtió que orillar a estos grupos comunitarios a asumir su propia defensa y preservación no es más que una justificación del estado para renunciar a su función indelegable de garantizar la seguridad pública.

Para este organismo nacional, la justicia comunitaria no constituye una respuesta adecuada para lidiar con los problemas de delincuencia que aquejan a esa entidad , indica la CNDH en un comunicado.

Cabe destacar que el Informe Especial sobre los Grupos de Autodefensa y Seguridad Pública en Guerrero, que elaboró la CNDH, evidencia que el asunto de los grupos de autodefensa el gobierno estatal los permitió y legitimó, al grado de otorgarles de enero a junio del año pasado 11 millones 615,914 de pesos. Incluso exhibió que los grupos están ubicados en 46 de los 81 municipios de Guerrero.

También les proporcionó ambulancias, camionetas, vehículos blindados, armas, equipo de comunicación.

Además, el estudio, llevado a cabo por personal del organismo, documentó que como resultado de la problemática 2,193 víctimas han tenido un desplazamiento forzado de sus territorios.

[email protected]