La secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez Álvarez, reconoció que la dependencia a su cargo sí le ha quedado a deber, no solamente a los estudiantes, sino a los padres de familia, a los maestros, y a las escuelas, desde hace mucho tiempo, y ante la pandemia de Covid-19.

Al comparecer ante el pleno de la Cámara de Diputados, por más de cuatro horas y media, y con motivo del análisis del Tercer Informe de Gobierno del presidente de la República, Delfina Gómez defendió las medidas implementadas por su gestión para el regreso a clases durante la pandemia de Covid-19, además de aquellas acciones que buscan combatir el rezago educativo. 

Contrario a lo sucedido con otros funcionarios federales del gobierno en curso, en esta ocasión, la comparecencia de la titular de la SEP (Secretaría de Educación Pública) se llevó a cabo sin insultos y descalificaciones por parte de los legisladores.

Delfina Gómez Álvarez, expresó que más de 22 millones de alumnas y alumnos se reincorporaron a clases presenciales luego del brote de Covid-19, al tiempo que resaltó que pese a la pandemia nunca se suspendieron las clases.

Detalló que por instrucciones del Ejecutivo federal se han priorizado cuatro acciones en el marco del pandemia; la entrega de becas Bienestar Benito Juárez; revaloración y dignificación de las y los maestros; la estrategia la escuela es nuestra y, los libros de texto gratuito.

La titular de la SEP expuso que es prioritario llevar a cabo acciones para eliminar todo tipo de acoso en las escuelas y subrayó que el objetivo es propiciar relaciones sanas y armónicas en el entorno escolar.

Durante su intervención, la diputada Cynthia Iliana López Castro (PRI), cuestionó a la secretaria sobre los efectos catastróficos de la pandemia en el sistema educativo con más de 5,000 escuelas, criticó la parálisis de la SEP y la falta de un sistema digital que afectó a millones de jóvenes, por lo que pidió que antes de pensar en postularse como gobernadora del Estado de México, debe dejar a las escuelas del país en condiciones dignas.

En respuesta, la titular de la SEP reconoció que “sí se le ha quedado a deber, no solamente a los estudiantes, a los padres de familia, a los maestros, a las escuelas, desde hace mucho tiempo”.

Sin embargo, destacó que las escuelas han estado atendidas gracias a los padres de familia y que sí hubo esa desatención, “hubo esa falta de empatía hacia lo que se necesitaba como institución y que, yo digo, lamentablemente ahorita tenemos que estar reconociendo todos, porque es el producto, efectivamente, de esa desatención que tuvo durante muchos años. Y no lo comento como una justificación, sino como un contexto”.

maritza.perez@eleconomista.mx