El gobierno federal anunció ayer una serie de medidas orientadas a mitigar los efectos del cambio climático, bajo la premisa de hacer compatible el desarrollo económico con el cuidado del patrimonio ambiental.

Acompañado de funcionarios y del premio Nobel de Química, Mario Molina, el presidente Enrique Peña Nieto anunció desde Los Pinos la creación del Sistema Nacional de Cambio Climático, como una instancia que defina una agenda consensuada de políticas públicas y así enfrentar los efectos del calentamiento global.

El Mandatario federal también instaló este martes la Comisión Intersecretarial de Cambio Climático, integrada por 13 dependencias, y para cuyas tareas se presupuestó una bolsa de 34,500 millones de pesos para este año.

La Comisión Intersecretarial de Cambio Climático se creó en abril del 2005 -es decir, en el gobierno de Vicente Fox- con el objetivo de promover y coordinar, en el marco del Plan Nacional de Desarrollo, la instrumentación de las políticas y las estrategias nacionales de cambio climático en los respectivos ámbitos de competencia, de acuerdo con los compromisos internacionales asumidos por México como parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Fue el premio Nobel de Química, Mario Molina, quien expuso que al menos seis países aplican un impuesto a empresas por la emisión de carbono.

Peña, en su turno, se comprometió a que México hará gestión para que, de manera acelerada, exista un acuerdo global que lleve a la aplicación de un gravamen por emisiones de Gas de Efecto Invernadero, sobre todo por parte de los países en desarrollo, indicó.

Otras medidas anunciadas para México son: transitar hacia una economía baja en carbono y evitar que con en el desarrollo económico se genere mayor contaminación, así como lograr un cambio en el metabolismo industrial; replantear el manejo hídrico; detener la depredación de la biodiversidad, y mejorar la gestión de los residuos.

Tendremos que hacer compatible el desarrollo económico, el aumento de la productividad, la generación de empleo, la superación de la pobreza, pero también con el cuidado de nuestro patrimonio natural , dijo Peña Nieto. 

El secretario de Medio Ambiente, Juan José Guerra Abud, detalló que todos los actores económicos que quieran tener éxito tarde o temprano tendrán que incorporarse a la política verde.

Mario Molina también alertó que no se puede tener desarrollo económico si no hay protección al medio ambiente. Nuestro país va por buen camino, pero tenemos que enfrentar el problema del cambio climático a través de políticas públicas eficientes, que no solamente respeten los derechos de las futuras generaciones, sino además favorezcan nuestro desarrollo económico en el futuro cercano , planteó.

José Sarukhán, coordinador de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, puntualizó que las economías que sigan deteriorando su ambiente y mantengan una dependencia de combustibles fósiles dejarán de ser competitivos en el futuro.

[email protected]