Durante los tres primeros años de gobierno del panista Felipe Calderón Hinojosa, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió 215 recomendaciones a diferentes autoridades federales, mientras que en el mismo periodo de la administración del priista Enrique Peña Nieto el organismo nacional ha emitido 180 recomendaciones.

En el primer año de gobierno de Calderón Hinojosa, cuando lanzó la guerra contra el narcotráfico y el organismo nacional era todavía presidido por José Luis Soberanes, de 70 recomendaciones, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) recibió cuatro de ellas.

Destaca la 34/2007, dirigida al Ejército, al gobierno de Veracruz, a la Comisión de Derechos Humanos estatal y al Congreso local, por el caso de la indígena de Zongolica, Ernestina Ascencio, presuntamente víctima de violación de elementos castrenses, aunque la versión oficial atribuyó su fallecimiento a gastritis.

Durante el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, y estando al frente de la CNDH Raúl Plascencia Villanueva, las recomendaciones a la Sedena disminuyeron significativamente, en comparación con el último periodo de la administración del panista, pues sólo se registraron tres de ellas por cateos ilegales y privación de la vida.

En cambio, las dirigidas a la Comisión Nacional de Seguridad de la Secretaría de Gobernación fueron 17, principalmente por inadecuada atención médica, detenciones arbitrarias, tortura, trato indigno y uso excesivo de la fuerza y ocho para la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar).

En el 2008, segundo de Calderón Hinojosa al frente del gobierno federal, la Sedena se hizo acreedora a 19 recomendaciones y la Semar a otra por discriminación por VIH.

Es en el 2009 cuando, de las 78 recomendaciones emitidas por la CNDH, la Sedena acumuló un total de 30 de ellas, tres para la Secretaría de Seguridad Pública Federal y cuatro dirigidas a la Procuraduría General de la República (PGR).

Para el segundo año de gobierno de Peña Nieto, el organismo nacional dirigió sólo una recomendación al Ejército, la 51/2015, por el caso Tlatlaya, donde en un supuesto enfrentamiento con elementos castrenses murieron 22 civiles el pasado 30 de junio del 2014.

En este mismo periodo, a la Comisión Nacional de Seguridad le dirigió ocho recomendaciones y una más a la Semar.

Para el tercer año del priista, de las 39 recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, cuatro están dirigidas a la Comisión Nacional de Seguridad, una a la Semar y otra, la 33/2015, a la Sedena.

Por casos de violaciones graves a los derechos humanos, el organismo nacional ha emitido la recomendación 1VG/2012, dirigida a la Secretaría de Seguridad Pública Federal, al gobierno de Guerrero y a la Legislatura local, por los hechos ocurrido el 12 de diciembre en Chilpancingo, donde murieron dos estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

La 2VG/2014, dirigida al gobierno de Puebla, por la muerte de un menor ocurrida 11 días después de que fue herido durante un enfrentamiento entre habitantes de la comunidad de San Bernardino Chalchihuapan y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal.

Y por último, la 3VG/2014 contra la Secretaría de la Defensa Nacional, la Comisión Nacional de Seguridad, el gobierno de Michoacán y la presidencia de Apatzingán, por la violación grave de los derechos humanos por el uso excesivo de fuerza en la muerte de cinco personas y una ejecución extrajudicial en los hechos ocurridos el pasado 6 de enero.

[email protected]