Ante la poca difusión que tienen los procesos electorales locales y el proceso de credencialización para los connacionales que viven en el extranjero, ellos buscan la manera de poder participar.

Entrevistado por El Economista, Jorge Zamudio, un Dreamer de 23 años de edad que ha vivido 20 años en California, comentó que en las pasadas elecciones presidenciales del 2012 en México, buscó la manera de votar pero su esfuerzo no tuvo éxito por la poca difusión del proceso electoral.

Mi familia y yo quisimos participar para la elección para presidente de México, aunque no estuviéramos viviendo ahí, las raíces mexicanas no se pierden; sin embargo, era un trámite largo para poder actualizar y pedir una credencial, el proceso había terminado antes de que nosotros supiéramos , dijo.

En el 2005, el entonces Instituto Federal Electoral (IFE) implementó el ejercicio del voto extraterritorial para las elecciones presidenciales del 2006, al igual que para el proceso del 2012, con el objetivo de fortalecer la confianza y credibilidad de las elecciones entre los mexicanos residentes en el extranjero.

Cabe precisar que los candidatos presidenciales no pueden hacer campañas en el extranjero durante los procesos electorales, según lo estipulado el artículo 353 de la actual Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

La modalidad para que los connacionales que viven en el extranjero puedan emitir su voto es vía correo postal, que en muchas ocasiones, según el entrevistado, pueden no ser viable por el largo procedimiento.

Es necesario registrarse al padrón electoral desde que lanza la convocatoria para las elecciones, acudir a las instalaciones del Instituto Electoral, que en muchas ocasiones están retiradas; te envían la boleta electoral, después debes reenviarla y esto para que puedan tener todas las boletas un día antes de la elección, mucha gente no participa , comentó Jorge Zamudio.

El Dreamer mencionó que como parte del procedimiento deben dar a conocer su domicilio en el extranjero y por miedo a una deportación prefieren evitarlo, además de que por falta de papeles para poder obtener una credencial de elector no acuden a registrarse.

En las pasadas elecciones presidenciales se registró una participación de unos 43,000 votos válidos en el extranjero; en el 2006, la primera vez que se implementó esa modalidad de voto, se obtuvieron 36,00 votos.

El caso de Zamudio es repetitivo con otros Dreamers, que se enteraban sólo de los ganadores por las noticias y medios impresos al día siguiente de la elección presidencial, de gobernadores, aunque supone que en el 2018 habrá una mayor agilidad en la información.

Para las siguientes elecciones para gobernador en el Estado de México se implementará por primera vez la modalidad de voto en el extranjero para los mexiquenses. Se calcula una participación de 70,000 personas.

[email protected]