Los jóvenes del 68 querían para su tiempo diálogo, justicia y democracia, de lo que hoy goza la sociedad y es responsabilidad de todos mantener vigente, afirmó la diputada María de la Paloma Villaseñor (PRI).

Hoy debemos escuchar en mayor medida a nuestra juventud. Honrar a los caídos en el 68 significa actuar en la arena pública bajo las reglas y los principios que rigen nuestra vida democrática y que a todos nos igualan, pero también que a todos nos obligan , manifestó desde la tribuna de la Cámara de Diputados.

En la conmemoración del 44 aniversario del 2 de octubre de 1968, cuando sucedió la matanza de estudiantes en Tlatelolco, puso énfasis en que las claves de la democracia son el diálogo y tolerancia, el respeto a la diversidad y el acatamiento a la voluntad de la mayoría.

Llegado su turno al micrófono, la perredista Amalia García advirtió que los días corren y existe el riesgo de retroceso en México.

Ahí están nuevamente los jóvenes, el movimiento #YoSoy132, reclamando por todo lo que falta por hacer , precisó.

Por el PAN, José Alfredo Botello Montes consideró que el mejor homenaje que se puede ofrecer a los hombres y mujeres que participaron en aquel movimiento social y a quienes les fue arrebatada la vida y la esperanza es el esfuerzo de todos por consolidar el régimen de democracia plena, iniciada en el 2000 .

Con el paso de los años -concluyó-, la lección es que México nunca más debe sufrir una barbarie como la de hace 44 años en Tlatelolco.

rramos@eleconomista.com.mx