En el 2016 autoridades de Estados Unidos aprehendieron a 192,969 mexicanos en la frontera, esto significó el nivel más bajo en los últimos 16 años, informó el Pew Research Center.

El análisis, publicado por el centro especializado en migración, justicia y armas en EU, entre otros temas, indica que, si se compara el 2000, cuando se presentó el mayor número de aprehensiones de mexicanos por migración ilegal en la Unión Americana, con 1.6 millones de connacionales, el año pasado solamente se detuvo a 12% de lo reportado hace 16 años.

Asimismo, la estadía de migrantes mexicanos ilegales en Estados Unidos ha ido en declive en los últimos siete años. El hecho es que la población de inmigrantes sin una green card en EU se redujo entre el 2007 y el 2014, cuando, en el primero de estos años, habitaban 6.9 millones de mexicanos frente a 5.8 millones calculados en el último periodo.

La reducción del número de connacionales, precisa el centro de análisis, se debe en mucho al cambio de política migratoria que se suscitó desde el 2005, cuando se endurecieron las políticas para ser deportado después de una detención fronteriza.

En el 2015 existieron 242,456 eventos de deportación frente a los 169,031 registrados en el 2005. Este rubro alcanzó un máximo histórico en el 2013, cuando se registraron 309,807 eventos de deportación.

No obstante, el centro precisa que, antes del cambio de política, muchos inmigrantes no autorizados fueron devueltos sin una orden de expulsión formal .

La mayoría de los mexicanos que se encuentran en Estados Unidos sin una autorización ha estado ahí por más de una década, al menos 78%, de acuerdo con cifras estimadas hasta el 2014, indicó el análisis.

Esto convierte, en proporción, a los mexicanos como los nacionales ilegales de mayor tiempo de estadía en Estados Unidos, en comparación con los de otras nacionalidades, de las cuales, en promedio, 54 % ha permanecido en el vecino del norte durante más de una década.

Amenazas de Trump

Para el investigador emérito y fundador del Colegio de la Frontera Norte, Jorge Bustamante, las amenazas del presidente Donald Trump siguen siendo ideas airadas, incluso el anuncio de la búsqueda de una reforma migratoria.

Muchas de las propuestas del magnate aún tienen que pasar por un Congreso, el cual -dijo el especialista- se encuentra dividido como no se había apreciado en mucho tiempo.

Ese concepto de reforma migratoria requiere un proceso legislativo (...) Es esto lo que puede cambiar las cosas, no la retórica de un presidente, por más poderoso que sea (...), y el Congreso está tan dividido, que pensar en una reforma migratoria que supere las diferencias entre republicanos y demócratas en este momento es poco probable , dijo.

En referencia al muro fronterizo, el especialista sostuvo que falta todavía un trecho muy grande entre el anuncio que hizo el presidente estadounidense y el inicio de la construcción del proyecto.

Esperaría ver cuáles van a ser los medios que él va a seguir para la construcción del muro, ahorita tenemos amenazas, Trump no tiene los recursos en la bolsa... no le ha pedido al Congreso los recursos, tenemos que ver cuál manera tomará para pedirlos , acotó.

Connacionales migrarán

Por su parte, Jesús Gallegos, internacionalista de la UNAM, precisó que en vista del endurecimiento de las redadas y de las políticas migratorias en EU, muchos mexicanos buscarán migrar hacia las ciudades santuario para protegerse.

Pasará algo similar a cuando se aprobó con la ley S1070 en Arizona que se dio en el 2009: muchas de las personas que vivían ahí, temerosas por la ley, trasladaron su domicilio a otros estados de la Unión como California o Nuevo México, el problema ahora es que la ley es federal.

El internacionalista precisó que además se podrá observar un retorno de migrantes que vendrán por su propia iniciativa, esto traerá consigo, dijo, una afectación del mercado laboral nacional en el mediano plazo, debido a que muchos de ellos son bilingües y serán más competitivos.