Especialistas del Centro de Investigaciones y de Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) desmintieron que se haya logrado la cobertura universal de salud, como lo proclama el presidente Felipe Calderón.

La proclamación de la universalidad de la cobertura del Seguro Popular en los 31 estados mexicanos (excepto el Distrito Federal) en los medios de comunicación es contraproducente porque el público que ha buscado tener ese servicio, el que más lo necesita, sabe que no existe , concluyeron los especialistas en el estudio Transparencia y acceso efectivo al Seguro Popular en México .

Los sociólogos Agustín Escobar Latapí e Israel Banegas presentaron este miércoles el estudio de campo que comprende evaluaciones cuantitativas y cualitativas en 12 localidades de Michoacán, Oaxaca, Jalisco y Chiapas (tres por entidad), estados que de acuerdo con el gobierno federal ya cuentan con cobertura universal de salud.

Dichas entidades son de las que mayor índice de pobreza tienen y cuentan con localidades que son identificadas por la Secretaría de Desarrollo Social como zonas de atención prioritaria.

El estudio arrojó que sólo 18% de la población está afiliada al Seguro Popular en Cherán, Michoacán. La mayoría de los demás habitantes no cuenta con otros servicios públicos de salud como el IMSS o ISSSTE.

Mientras que hay 40% de los afiliados al Seguro Popular en el municipio de Santiago Jamiltepec, en la localidad de Charco Nduayoo, en Oaxaca. El mismo porcentaje se cuantificó en el municipio de Salvador Escalante, Michoacán.

Las tres localidades estudiadas en Michoacán tuvieron un promedio de 48% de afiliados, Oaxaca llegó a 67.3%, Jalisco a 80.7% y Chiapas a 92.7%, en ningún caso se cubrieron los servicios de salud a 100 por ciento.

Agustín Escobar detalló que la expansión de servicios de salud a través del Seguro Popular ha sido un avance importante en el país, pero no al grado de declarar la cobertura universal.

Dijo que la gente más marginada tiene obstáculos para ingresar o permanecer en el Seguro Popular, pues a algunos les cobran cuotas por tratamientos que van de 5 a 20 pesos que la gente pobre no puede pagar.

Precisó que hay clínicas de la Secretaría de Salud que no reciben financiamientos ni dotación de medicamentos, por ello justifican su cobro de cuotas.

Incluso, completó, se pide documentación que no tienen los que buscan afiliarse al Seguro Popular, pues muchos de los habitantes apenas y se pueden comunicar en español.

Pero uno de los casos que consideró más grave fue la falta de transparencia, ya que el padrón de afiliados del Seguro Popular no es público lo que significa que no es posible saber si las familias por las que los estados reciben subsidios de la Secretaría de Salud en efecto tienen acceso formal o efectivo al servicio .

Nos encantaría tener los padrones. Se solicitaron y hubo largos procesos que tuvieron como consecuencia que no hay acceso a los padrones-nóminas. Lo que se publica es algo que se llama padrón, pero que sólo es el total de las personas afiliadas en algún lugar. Cuando se publicó el padrón de Procampo había gobernadores y secretarios de Estado que cobraban mucho. Aquí no va a pasar eso, es decir, si está afiliado el Secretario de Salud no hay ningún problema, tiene derecho , comentó.

Escobar Latapí recordó que la encuesta Monitoreo de Indicadores de Bienestar realizada en todo el país por el Coneval, la Universidad de Puebla y el CIESAS en 9,300 hogares precisó que la cobertura del Seguro Popular pasó de 46.4% en el segundo semestre del 2009 a 69.5% en el segundo semestre del 2011, un avance importante pero insuficiente para llegar a la universalidad.

[email protected]