El gobierno capitalino informó que no se encontraron daños estructurales en los inmuebles aledaños a la Torre B2 del complejo de Pemex, donde el pasado 31 de enero hubo una explosión que dejó un saldo de 37 personas fallecidas.

De acuerdo a un análisis técnico que la Secretaría de Protección Civil emitió por órdenes del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, señala que se revisaron estructuras localizadas en las colonias Anáhuac y Verónica Anzures, de la delegación Miguel Hidalgo, mismas que pudieran poner en riesgo la seguridad de las casi 24,300 personas que habitan y/o transitan por la zona siniestrada.

Las calles en donde se realizaron las verificaciones fueron: Bahía de San Hipólito, desde Lago Alberto hasta la Avenida Marina Nacional, así como en Bahía Espíritu Santo, desde Lago Xochimilco a Bahía Palmas, Bahía Perula, y Avenida Marina Nacional, desde Lago Zihuaren hasta Lago Chapala.

También, se analizaron 490 departamentos, localizados en las unidades habitacionales Torre Unión y Lago Xochimilco, con 240 y 250 departamentos respectivamente.

La revisión incluyó dos naves industriales localizadas en Bahía de San Hipólito, 14 restaurantes ubicados en Bahía Espíritu Santo, además de 12 inmuebles más.

A lo largo de Bahía Perula se localizaron 27 inmuebles, ninguno de ellos posee algún riesgo estructural como consecuencia de lo ocurrido en el edificio B2 de Pemex, mientras que en Bahía de Santa Barbara, desde Bahía de San Hipólito hasta Bahía Palmas, se inspeccionaron 18 inmuebles y 22 más de Avenida Marina Nacional.

Luego de que la Secretaría de Protección Civil hiciera un Análisis de Riesgo, se determinó que en los muros, losas de entrepiso y azotea, además de los elementos estructurales de los inmuebles de la zona, no existen rasgos o signos de esfuerzos adicionales que puedan generar afectaciones de carácter estructural.

mac