Las dirigencias de las secciones 22, 18 y 9 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación declararon al movimiento en máxima alerta roja y pidieron que profesores de las regiones del país se trasladen a la ciudad de México para reforzar el plantón que mantuvieron desde septiembre en la explanada del Monumento a la Revolución, pero fue replegado el domingo.

Después del mitin organizado por la CNTE, Juan José Ortega, líder de la Sección 18, adelantó que el movimiento magisterial busca regresar a la plancha del Zócalo, aunque no mencionó fecha. Si se trata de recuperar espacios, este movimiento tendrá que recuperar el corazón histórico de nuestro país, el Zócalo capitalino .

En Oaxaca, profesores de la Sección 22 que lidera Rubén Núñez realizaron movilizaciones y cerraron vialidades en el centro histórico de la entidad; esto con la finalidad de protestar por el repliegue hecho por el Gobierno del Distrito Federal.

Rubén Núñez, Juan José Ortega y Francisco Bravo calificaron como un agravio al movimiento la decisión del gobierno capitalino de replegar el plantón. Anunciaron que las movilizaciones continuarán.

El descontento magisterial tuvo el apoyo de Morena; Martí Batres advirtió que ningún gobierno debe hacer uso de la represión hacia los profesores; incluso Carlos Sotelo, aspirante a la dirigencia nacional del PRD, consideró un error político del gobierno capitalino el desalojo de docentes, decisión que traerá consecuencias para la administración local y para el Sol Azteca.

Ortega aseguró que la administración local criminaliza la protesta social; junto con él, Rubén Núñez reafirmó que el movimiento magisterial en la ciudad de México seguirá. Incluso, dijo que convocaron por lo menos a 16,000 profesores de Oaxaca para que se trasladen al DF.

Del desalojo del domingo, los dirigentes de la CNTE comentaron que hubo seis profesores golpeados, ninguno de ellos grave; tampoco se registraron maestros detenidos.

[email protected]