La aprehensión, en España, de Humberto Moreira Valdés, ex presidente nacional del PRI y ex gobernador de Coahuila, acusado de los delitos de lavado de dinero, malversación de recursos públicos, cohecho y organización criminal, generó un debate pactado en la tribuna de la Comisión Permanente del Congreso. Los legisladores hablaron del tema, se desahogaron y nada más.

A través de la senadora Silvia Guadalupe Garza Galván, el PAN solicitó la creación de una fiscalía especial que investigue éste y todos los casos similares, independientemente de a qué partido político pertenezca el inculpado.

Aquí no estamos defendiendo colores, aquí estamos defendiendo el dinero que es de todos los ciudadanos, en tanto no se nombre un fiscal anticorrupción. Que la PGR, la Secretaría de Hacienda, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el SAT, la Unidad de Inteligencia Financiera y las autoridades locales inicien ya una investigación de rastreo de cada peso de la deuda contraída con el dinero de los coahuilenses , demandó.

En defensa de su correligionario y paisano, el diputado priista Jerico Abramo Masso dijo, con sorna, que no fue un gobierno del PRI el que exoneró en su momento a Humberto Moreira, sino el que encabezó el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, de extracción panista.

Y acusó que algunos legisladores, en clara referencia a los del PAN, más que buscar fortalecer a las instituciones y el Estado de Derecho, lo que pretenden es lucrar con intereses 100% partidistas en épocas electorales.

Se daña a las instituciones, aseguró, cuando a toda costa se desvían la atención de asuntos de índole jurídica al territorio electoral. En el caso de Moreira, consideró imprescindible separar a las personas de las instituciones.

Por el PRD, el senador Luis Humberto Fernández Fuentes exigió investigar la red y el manejo de recursos del imputado Moreira, sus alcances, sus cómplices y la ubicación del dinero .