El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que las contingencias que se registran en el país deben llevar al gobierno a tomar lecciones, a estar mejor preparados, a organizarse de una mejor manera y a tener protocolos de actuación oportuna e inmediata.

Durante una comida de la Cruz Roja para recaudar fondos, particularmente para la reconstrucción de escuelas en Guerrero -la entidad más afectada por Manuel e Ingrid el 2013-, Peña recordó que aplicará en 2014 una inversión pública de 30,000 millones de pesos, parte del plan Nuevo Guerrero.

En la comida, a la que asistieron empresarios, el Ejecutivo apuntó que la Cruz Roja siempre ha estado en momentos difíciles, en los que se ha puesto a prueba su capacidad.

Asimismo, destacó la importancia de que las autoridades estén preparadas y actúen en coordinación entre órdenes de gobierno y con todas las instituciones. Peña Nieto indicó que, además, con la Cruz Roja se coordinaron esfuerzos para asegurar que la ayuda y los apoyos que la sociedad e instituciones aportaron realmente llegaran a las personas con mayores necesidades.

El presidente nacional de Cruz Roja Mexicana, Fernando Suinaga, destacó que esta institución acopió y entregó a los damnificados por Manuel e Ingrid más de 8 millones 300,000 kilos de ayuda humanitaria, que beneficiaron a más de 699,000 familias de 14 entidades.

En una segunda etapa, hemos entregado miles de artículos para el hogar (...) en diferentes estados, entre los que destacan Sinaloa, Tamaulipas, Guerrero y Veracruz , añadió.