El secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, estimó que el costo que implicará la atención por la afectación del huracán Patricia en Manzanillo, Colima, será de aproximadamente 34 millones de pesos y precisó que la zona más afectada por el fenómeno meteorológico fue Cihuatlán, Jalisco, por lo que sólo se espera que la Secretaría de Gobernación emita la declaratoria de emergencia para intensificar los apoyos.

De gira por las zonas siniestradas en Colima y Jalisco, Meade Kuribreña calculó que de los 34 millones de pesos que se utilizarán tan sólo para reactivar Colima, casi 21 millones serán del programa de empleo temporal y el resto se destinará a la reconstrucción estructural de las viviendas afectadas.

Hasta ahorita distribuimos ya 10,000 (despensas) y habremos de identificar si sigue siendo necesaria la presencia en despensas. Porque de lo que ya estamos ciertos es que el abasto cotidiano por la vía del programa de Diconsa, y que el abasto de lecherías está plenamente restablecido , dijo.

Agregó que ya se hicieron todos los pagos que corresponden a los beneficiarios adultos mayores y se cubrieron las atenciones en materia alimentaria para las personas que habitan en las zonas siniestradas.

En Jalisco, destacó, aún no hay un monto estimado que se invertirá en la recuperación, pues el censo de daños continúa, pero advirtió que la entrega de apoyos se hará con nombres y apellidos .

Hasta el fin de semana empezaremos ya la entrega de los enseres, la entrega de los apoyos necesarios y puntuales que se desprenden del levantamiento de las mesas de atención, en donde por nombre y apellido habrán de identificarse todos y cada uno de quienes fueron afectados por el huracán y habrán de ser atendidos a plenitud , enfatizó.

Adelantó que también en 14 municipios de Michoacán hubo mesas de atención de la Secretaría de Desarrollo Social para personas afectadas por Patricia.

En Michoacán, añadió, se aplicará el programa de empleo temporal y el de desarrollo de zonas prioritarias, pues las mayores afectaciones fueron a plantaciones de papaya y plátano.

Precisó que los dueños de sembradíos dañados que no tengan seguro van a tener un financiamiento del gobierno federal para el restablecimiento de su huerta.