La Suprema Corte de Justicia de la Nación admitió, para su análisis, la controversia constitucional que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) promovió en contra de la Cámara de Diputados por el recorte que hizo a su presupuesto para el 2019.

El INEE expuso que el recorte afectó al organismo autónomo en una proporción superior a 43.2% con relación al presupuesto designado en el 2018.

La controversia fue admitida por la Suprema Corte y turnada al ministro Alberto Pérez Dayán.

En un comunicado de prensa, el instituto destacó que esta controversia no hace ni busca hacer referencia a los salarios de los funcionarios y personal del INEE, ya que realizó las reducciones a los salarios de acuerdo a la nueva Ley Federal de Remuneraciones, en tiempo y forma.

“El presupuesto asignado a este Instituto para el 2019 vulnera su autonomía constitucional y su organización interna, viola la división de poderes e impide el cumplimiento de sus fines en detrimento del derecho supremo de la niñez a disfrutar de una educación de calidad consagrada en el Artículo 3 constitucional”, señaló el INEE.

En el documento, la consejera presidenta del INEE ,Teresa Bracho González, resaltó que el instituto enfrentará una mayor carga de trabajo en el 2019, al tener que realizar importantes evaluaciones dirigidas a los alumnos de educación básica, como son Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes y el Estudio Regional Comparativo y Explicativo, este último en coordinación con la UNESCO.

En ese sentido, el instituto agregó que el presupuesto asignado provoca una redefinición de los programas y una reestructuración orgánica que obliga al INEE a prescindir de personal capacitado que resulta indispensable para llevar a cabo la evaluación.

“Por lo expuesto, el INEE espera que la Corte declare la inconstitucionalidad del Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 asignado a este organismo autónomo, y que se conmine a la Cámara de Diputados a restituir los recursos”.